Publicado 28/05/2020 22:13CET

Burundi.-Las misiones diplomáticas en Burundi piden "preservar un clima pacífico" ante las denuncias de fraude electoral

AMP.- Burundi.- El 'delfín' de Nkurunziza gana las presidenciales con el 69% de
AMP.- Burundi.- El 'delfín' de Nkurunziza gana las presidenciales con el 69% de - 2015 GETTY IMAGES / SPENCER PLATT - Archivo

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Las misiones diplomáticas acreditadas en Burundi, entre ellas las de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, han pedido "preservar un clima pacífico" tras las controvertidas elecciones presidenciales, parlamentarias y locales de la semana pasada, tras las que el principal partido opositor ha denunciado fraude.

En un comunicado conjunto, han resultado que "toman nota" de los resultados provisionales anunciados por la comisión electoral y han aplaudido la "fuerte participación" de la población en los comicios, celebrados tras una campaña electoral marcada por la violencia y la pandemia de coronavirus.

Así, ha pedido a los actores políticos burundeses que "hagan muestra de responsabilidad y resuelvan las diferencias que puedan surgir a raíz del proceso electoral a través de los procedimientos legales existentes".

Por otra parte, las misiones diplomáticas extranjeras han subrayado "su voluntad de acompañar al pueblo burundés en su progreso hacia la estabilidad, la democracia y la justicia, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible".

La comisión electoral de Burundi anunció el lunes que el candidato gubernamental a la Presidencia, Evariste Ndayishimiye, se había hecho con cerca del 69 por ciento de los votos, imponiéndose así con amplitud al principal candidato opositor, Agathon Rwasa, quien habría recabado el 24,19 por ciento de las papeletas.

El organismo destacó que Ndayishimiye se ha impuesto con holgura en todas las provincias del país, un resultado que también ha logrado el Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia-Fuerzas para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD) en las legislativas, en las que logró el 68 por ciento de los votos, frente al 22,43 por ciento recabado por el Congreso Nacional para la Libertad (CNL) de Rwasa.

El portavoz del CNL, Terence Manirambona, resaltó el lunes que el partido "cuenta con todas las pruebas y las cifras reales de estas elecciones", al tiempo que adelantó a la agencia alemana de noticias DPA que acudirán a los tribunales para "buscar justicia".

Por su parte, la Conferencia Episcopal de Burundi (CECAB) ha denunciado que ha constatado "irregularidades" durante las elecciones y ha puesto en tela de juicio el resultado de las mismas. Así, ha dicho que la triple cita con las urnas no cumplió con los "elementos que deben caracterizar los comicios verdaderamente democráticos".

Entre las irregularidades detectadas por los más de 2.700 observadores desplegados por la Conferencia Episcopal en todo el país figuran pucherazos y voto en nombre de difuntos y refugiados, entre otros. Además, en algunos colegios electorales ha habido electores que han votado más de una vez además de intimidaciones en algunos casos contra estos.

Las elecciones estuvieron marcadas por un repunte de la violencia y ante el temor de que el país se vea arrastrado a una crisis violenta como la de 2015, cuando el presidente saliente, Pierre Nkurunziza, decidió presentarse a un tercer mandato, a pesar de que la oposición denunciaba que ello violaba el acuerdo de paz que puso fin a la guerra civil (1993-2005).

La votación tuvo lugar además en ausencia de observadores de los principales organismos regionales e internacionales, incluidos los de la ONU, la Comunidad Africana Oriental (EAC) y organizaciones civiles, a raíz de las críticas a las elecciones de 2015.

Asimismo, se celebró en medio de la pandemia de coronavirus y menos de una semana después de que el Gobierno expulsara del país al jefe de la delegación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto a otros tres integrantes de la misma, sin ofrecer ningún motivo para justificar su decisión.