Publicado 25/09/2020 23:33CET

Burundi.- El presidente de Burundi acusa a la UE de "ser cómplice" del intento de golpe de Estado de 2015

Burundi.- El presidente de Burundi acusa a la UE de "ser cómplice" del intento d
Burundi.- El presidente de Burundi acusa a la UE de "ser cómplice" del intento d - EVRARD NGENDAKUMANA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

Ndayishimiye señala sin embargo que Gitega "está abierto a la cooperación" con el bloque

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Burundi, Évariste Ndayishimiye, ha acusado este viernes a la Unión Europea (UE) de "ser cómplice" del intento de golpe de Estado en 2015, si bien ha manifestado que el país está dispuesto a retomar la cooperación con el bloque.

Burundi se vio sumido en una grave crisis en abril de 2015 cuando el entonces presidente, Pierre Nkurunziza, anunció que planeaba optar a un tercer mandato, algo que la oposición consideró inconstitucional y que violaba el acuerdo de paz que puso fin a la guerra civil en 2005.

Finalmente, el Tribunal Constitucional le dio la razón y Nkurunziza fue reelegido, si bien algunos de sus detractores se alzaron en armas aprovechando que se encontraba en visita oficial en Tanzania.

"Nuestras relaciones con la UE se degradaron porque constatamos que esta organización fue cómplice del intento de golpe de Estado de 2015", ha sostenido Ndayishimiye durante su primera rueda de prensa desde que jurara el cargo en agosto.

"Como no pudieron derribarnos por la fuerza, dijeron: 'Adoptemos sanciones contra este Gobierno para que la pobreza le derribe'. Afortunadamente, Dios nos ha protegido", ha defendido, según ha informado la emisora Radio France Internationale.

El bloque internacional anunció sanciones en 2016 contra Gitega en respuesta a las denuncias sobre abusos de los Derechos Humanos en el país, a pesar de lo cual Ndayishimiye ha resaltado que las autoridades burundesas están dispuestas a reiniciar el diálogo contra la UE.

"Toda cosa tiene un fin. Es por eso que hoy anunciamos: No os hemos expulsado, os habéis ido vosotros mismos. Si queréis volver, la puerta está abierta", ha señalado, al tiempo que ha hecho hincapié en que "Burundi está abierto a la cooperación".

"Si quieren que cooperemos realmente, no hay ningún problema, porque nunca he dicho que vaya a adoptar sanciones contra la UE. Sin embargo, blandir esta o aquella resolución no funciona, hace falta dialogar", ha manifestado el presidente burundés.

NIEGA QUE HAYA REBELDES EN BURUNDI

Por otra parte, Ndayishimiye ha negado que exista una rebelión en Burundi tras los últimos ataques reclamados por el grupo RED Tabara, que cuenta con sus principales bases en República Democrática del Congo (RDC), contra objetivos del Ejército y los 'Imbonerakure', ala juvenil del gubernamental Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia-Fuerzas para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD).

"No hay que confundir a un criminal, a un ladrón y a un rebelde", ha dicho, antes de defender la detención de decenas de miembros y simpatizantes del principal partido opositor de Burundi, el Consejo Nacional para la Libertad (CNL), que el martes denunció una campaña de arrestos masivos por presuntos lazos con los rebeldes.

En este sentido, el presidente burundés ha argüido que "si durante las investigaciones se sabe que estos criminales han pasado por esta o aquella zona, el Gobierno tiene derecho a interrogar para saber si estas personas estaban al tanto, si conocían a estas personas o si fueron cómplices para localizarlos".

El líder del CNL, Agathon Rwasa, aseguró el martes en declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC que miembros del partido "están siendo arrestados a pesar de no tener nada que ver con los rebeldes". El partido ha señalado que cerca de cien de sus miembros han sido arrestados durante las últimas dos semanas.

Investigadores de Naciones Unidas manifestaron la semana pasada que la llegada al poder de Evariste Ndayishimiye el pasado mes de junio tras la repentina muerte del entonces presidente, Pierre Nkurunziza, no ha traído consigo cambios en cuanto a las violaciones de Derechos Humanos en el país.

Bajo el mandato de Nkurunziza, en particular a raíz de su decisión de optar a su tercera mandato en 2015, la ONU denunció graves violaciones de los Derechos Humanos en el país. El mandatario mantuvo una tensa relación con el organismo internacional, expulsando en varias ocasiones a algunos de sus representantes.

"Hemos estado siguiendo los acontecimientos muy de cerca para ver si el nuevo Gobierno revertía la senda destructiva tomada desde 2015 (...) pero hasta ahora hemos visto muy pocos cambios positivos desde que el presidente Ndayishimiye asumió el cargo", explicó el presidente de la comisión de investigación, Doudou Diène.

El informe de la comisión documenta graves violaciones de Derechos Humanos cometidas en el contexto de las elecciones presidenciales y parlamentarias del pasado 20 de mayo, en las que el 'delfín' de Nkurunziza fue elegido, incluidas ejecuciones sumarias, detenciones arbitrarias, torturas y violencia sexual.