Calderón justifica el despliegue de militares en regiones con violencia "inmanejable"

Actualizado 16/02/2012 22:54:47 CET

MÉXICO DF, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha justificado este jueves la presencia de miles de uniformados en determinadas regiones de ese país, alegando que la violencia promovida por el narcotráfico y el crimen organizado se ha convertido en un asunto "inmanejable" para las autoridades locales.

   De esta manera, Calderón ha rechazado nuevamente que los homicidios hayan aumentado a consecuencia de la presencia de militares en algunos estados. "La violencia no es consecuencia de la acción del Gobierno, al contrario, la acción decidida del Gobierno es a consecuencia de la presencia de violencia en distintas regiones del país", ha enfatizado.

   Calderón asegura que ese ha sido el caso de estados como Veracruz, Guerrero, Nuevo León y Tamaulipas, "donde la violencia se vuelve inmanejable para las autoridades locales y éstas recurren al auxilio de las Fuerzas Federales para poder preservar la seguridad interior amenazada, a su vez, por la acción de los criminales".

   Más de 47.500 personas han muerto en hechos relacionados con la violencia del crimen organizado desde que Calderón asumió el poder en diciembre de 2006 y puso en marcha un inédito operativo de seguridad en las regiones donde los cárteles han sentado sus bases.

   Organizaciones civiles y de Derechos Humanos, así como políticos de la oposición, atribuyen esta altísima cantidad de homicidios a la tan polémica estrategia de seguridad y han denunciado que muchos de los crímenes han sido cometidos por soldados mexicanos.

   El Gobierno "actúa para frenar la violencia, para frenar la violencia de esos criminales ahí, donde se ha presentado; es decir, actuamos para impedir que se siga lastimando y victimizando a la sociedad", ha insistido Calderón durante la firma del Acuerdo para la atención a niñas, niños y adolescentes en escenarios de delincuencia organizada.