Publicado 09/11/2020 18:04CET

Camerún.- Asesinado un jefe tradicional de una de las regiones de mayoría anglófona de Camerún

El presidente de Camerún, Paul Biya
El presidente de Camerún, Paul Biya - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un jefe tradicional de una de las regiones de mayoría anglófona de Camerún fue asesinado el viernes por presuntos milicianos separatistas, según han recogido este lunes los medios locales, que agregan que su residencia fue incendiada por los asaltantes.

La víctima es Molinga Francis Nangoh, líder tradicional de la aldea de Liwuh La Malale, en la Región Suroeste, en un incidente que ha provocado críticas por parte de la población y las autoridades camerunesas, según ha informado el diario 'Journal du Cameroun'.

Malomba Essembe, parlamentario por Buea, ha dicho tras visitar el lugar del ataque que el mismo fue "una afrenta" y pidió a los responsables que rindan cuentas. Nangoh es el segundo líder tradicional asesinado en esta zona desde 2018, después de la muerte de William Njie Mbanda en julio de ese año.

El incidente tuvo lugar además un día después del secuestro del cardenal Christian Tumi y un líder tradicional, el rey de Nso, en la Región Noroeste. El obispo emérito de Douala y el Fon de Nso regresaban de visitar al sultán de los Bamuns, en la región Oeste, cuando fueron raptados.

El secuestro se produjo el mismo día que el funeral de los ocho niños asesinados en un ataque contra una escuela en Kumba el pasado 24 de octubre. El acto estuvo presidido por el primer ministro del país, Joseph Dion Nguté. Además, durante la jornada del jueves fueron liberados once profesores que habían sido secuestrados en Kumbo el martes por separatistas.

Lo que en 2016 empezaron siendo protestas pacíficas de los habitantes de las regiones Noroeste y Suroeste, otrora colonias británicas pero que decidieron unirse al Camerún francés, por su supuesta marginación por parte del Gobierno central, derivó en una dura represión a raíz de la autoproclamación de la independencia de Ambazonia el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, los grupos armados han proliferado y el apoyo a los separatistas, hasta entonces bastante marginal, se ha visto acrecentado. El Gobierno ha respondido mediante una dura represión, durante la que las organizaciones de Derechos Humanos, han acusado a las fuerzas de seguridad de cometer atrocidades.

Contador