Publicado 28/10/2020 20:35CET

Camerún.- Camerún declara el sábado como día de luto nacional por el ataque contra una escuela en la zona anglófona

El presidente de Camerún, Paul Biya
El presidente de Camerún, Paul Biya - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Camerún, Paul Biya, ha declarado un día de luto nacional durante la jornada del sábado tras la muerte de ocho niños en un ataque ejecutado el 24 de octubre contra una escuela situada en una de las regiones de mayoría anglófona del país.

El decreto aprobado por Biya, publicado por él mismo en su cuenta en la red social Twitter, contempla que "el 31 de octubre es declarado como día de luto nacional en memoria de las víctimas del ataque", ejecutado contra una escuela en la ciudad de Kimba y cuya autoría no ha sido reclamada por el momento.

"La bandera nacional ondeará a media hasta todo el día en todo el territorio nacional", indica. El propio Biya condenó el lunes "en los términos más firmes el "horrible asesinato" de alumnos en el centro, la Academia Internacional Bilingüe de Madre Francisca.

Así, habló de un "crimen bárbaro y cobarde contra niños inocentes" y aseguró que había dado orden "para que se adopten de forma diligente las medidas apropiadas para garantizar que los responsables de estos actos despreciables son detenidos por las fuerzas de seguridad y llevados ante la justicia".

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, condenó el "horrible ataque" y apuntó que "es otro alarmante recordatorio de la rigurosa carga sobre los civiles, incluidos niños, muchos de los cuales se han visto privados de su derecho a la educación".

Así, ha pedido a las autoridades camerunesas "que lleven a cabo una investigación exhaustiva para garantizar que los responsables rindan cuentas" y ha solicitado a los "actores armados" que "eviten ataques contra civiles y respeten el Derecho Humanitario".

A las condenas se sumó la directora ejecutiva del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Henrietta Fore, quien se mostró "indignada" por este "acto abominable". "Los ataques contra la educación son una grave violación de los derechos de los niños. Las escuelas deben ser lugares de seguridad y aprendizaje, no trampas mortales", defendió.

Lo que en 2016 empezaron siendo protestas pacíficas de los habitantes de las regiones Noroeste y Suroeste, otrora colonias británicas pero que decidieron unirse al Camerún francés, por su supuesta marginación por parte del Gobierno central, derivó en una dura represión a raíz de la autoproclamación de la independencia de Ambazonia el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, los grupos armados han proliferado y el apoyo a los separatistas, hasta entonces bastante marginal, se ha visto acrecentado. El Gobierno ha respondido mediante una dura represión, durante la que las organizaciones de Derechos Humanos, han acusado a las fuerzas de seguridad de cometer atrocidades.