Publicado 08/12/2020 12:37CET

Camerún.- Camerún reclutará 2.200 efectivos más para la fuerza encargada de combatir a terroristas y separatistas

El presidente de Camerún, Paul Biya
El presidente de Camerún, Paul Biya - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Camerún ha anunciado el próximo reclutamiento de 2.200 efectivos para el Batallón de Intervención Rápida (BIR), la unidad especial de las Fuerzas Armadas encargada principalmente de la lucha contra los yihadistas en el norte y contra los separatistas en las regiones anglófonas en el oeste.

En un comunicado, el ministro delegado de Defensa, Joseph Beti Assomo, ha precisado que el proceso de selección de los nuevos integrantes del BIR se llevará a cabo entre el 1 de febrero y el 14 de marzo en las capitales de las diez regiones que componen Camerún.

Para poder optar al puesto es necesario tener entre 18 y 23 años, no contar con antecedentes penales, estar soltero y no tener hijos y superar las pruebas médicas, físicas e intelectuales, según el comunicado. Los interesados deberán presentar su solicitud entre el 21 de diciembre y el 15 de enero.

El BIR es la fuerza de élite camerunesa pero en el pasado ha estado en el punto de mira por los abusos cometidos por algunos de sus efectivos en sus operaciones contra los grupos terroristas que operan en la región de Extremo Norte así como contra los separatistas anglófonos en Noroeste y Suroeste.

Los más de tres años de conflicto en las regiones anglófonas han dejado más de un millón de desplazados, la gran mayoría de los cuales se encuentran dentro de las dos regiones, si bien otros se han trasladado a otros puntos de Camerún y algunos también han buscado refugio en la vecina Nigeria.

En el caso de Extremo Norte, el grupo terrorista Boko Haram y su escisión, Estado Islámico en África Occidental (ISWA), han intensificado los ataques este año, convirtiendo a Camerún en el segundo país más afectado por la insurgencia en el lago Chad. En la actualidad hay unos 560.000 desplazados, 72.000 más que en octubre de 2019, según la ONU.