Publicado 06/11/2020 09:30CET

Camerún.- Un cardenal y un líder tradicional, secuestrados en una región anglófona de Camerún

Un Policía de servicio en la capital de Camerún.
Un Policía de servicio en la capital de Camerún. - CONTACTOPHOTO

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

El cardenal Christian Tumi y un líder tradicional, el rey de Nso, en la región Noroeste, fueron secuestrados este jueves en esta región de mayoría anglófona escenario desde hace tres años de un conflicto que enfrenta al Gobierno camerunés con grupos armados separatistas, informa el diario 'Journal du Camerun'.

El obispo emérito de Douala y el Fon de Nso regresaban de visitar al sultán de los Bamuns, en la región Oeste, cuando fueron secuestrados en el departamento de Ngoketunjia, en la carretera entre Kumbo y Bamenda, según fuentes del entorno del cardenal. Además del cardenal Tumi y Sehm Mbinglo II, los asaltantes han secuestrado a varias personas más con ellos.

El prefecto del departamento ha confirmado a la emisora RFI el secuestro. Los medios locales han responsabilizado a los separatistas anglófonos del rapto y de hecho las fuentes consultadas por Actu Cameroun apuntan a un grupo liderado por el 'general' Chamao.

Según los medios locales, el Ejército camerunés ha lanzado ya una operación para dar con el paradero de los dos secuestrados.

El secuestro se produjo el mismo día que el funeral de los ocho niños asesinados en un ataque contra una escuela en Kumba el pasado 24 de octubre. El acto estuvo presidido por el primer ministro del país, Joseph Dion Nguté. Además, durante la jornada del jueves fueron liberados once profesores que habían sido secuestrados en Kumbo el martes por separatistas.

Lo que en 2016 empezaron siendo protestas pacíficas de los habitantes de las regiones Noroeste y Suroeste, otrora colonias británicas pero que decidieron unirse al Camerún francés, por su supuesta marginación por parte del Gobierno central, derivó en una dura represión a raíz de la autoproclamación de la independencia de Ambazonia el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, los grupos armados han proliferado y el apoyo a los separatistas, hasta entonces bastante marginal, se ha visto acrecentado. El Gobierno ha respondido mediante una dura represión, durante la que las organizaciones de Derechos Humanos, han acusado a las fuerzas de seguridad de cometer atrocidades.

Contador