Publicado 25/10/2020 10:23CET

Camerún.- MSF atiende en Camerún a las víctimas del ataque a una escuela que mató a ocho niños e hirió a docenas

Camerún.- MSF atiende en Camerún a las víctimas del ataque a una escuela que mat
Camerún.- MSF atiende en Camerún a las víctimas del ataque a una escuela que mat - FACVEBOOK / ESCUELA MADRE FRANCISCA

MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

Médicos sin Fronteras ha lanzado una operación de respuesta tras el ataque de este pasado sábado contra una escuela en el suroeste de Camerún que ha matado a ocho niños y herido al menos a 12, según el último balance proporcionado por Naciones Unidas.

El tiroteo ocurrió en la escuela privada de la Academia Internacional Bilingüe de Madre Francisca, en la ciudad de Kumba, región Suroeste, en lo que la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha descrito como "la peor atrocidad" ocurrida en el país desde la reapertura del año escolar.

"Tras el tiroteo, Médicos sin Fronteras ha lanzado un plan de respuesta a masacres, con nuestro servicio de ambulancias y cuidados quirúrgicos en el Hospital General Presbiteriano de Kumba", según un comunicado de la organización.

A la espera de concretar el número exacto de heridos, MSF recibió a un total de diez jóvenes pacientes de entre 10 y 15 años, de los cuales "cinco han sido trasladados a otros hospitales para recibir tratamiento especializado", mientras que cuatro de ellos siguen recibendo atención en ese hospital. El décimo paciente fue declarado muerto al llegar.

"Como organización médica humanitaria lamentamos la trágica pérdida de vidas en la comunidad de Kumba. Este ataque, en el que los niños fueron acribillados cuando acudían a la escuela, es un acto indecente. Las estructuras civiles como escuelas y hospitales no pueden ser un objetivo en modo alguno", ha lamentado el coordinador de emergencias de MSF para la región camerunesa Alberto Jodra Marcos.

Camerún se ha visto afectado por disturbios y ataques contra civiles desde que sus dos principales áreas de habla inglesa, las regiones noroeste y suroeste, anunciaron a finales de 2016 que deseaban separarse y formar un nuevo país llamado Ambazonia.

Los angloparlantes se han quejado durante mucho tiempo de ser tratados como ciudadanos de segunda clase y de recibir menos fondos gubernamentales en Camerún, que en su mayoría es francófono.