Publicado 11/01/2021 14:15CET

Camerún.- Mueren nueve civiles a manos de supuestos soldados en una de las regiones de mayoría anglófona de Camerún

El presidente de Camerún, Paul Biya
El presidente de Camerún, Paul Biya - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Al menos nueve personas, incluida una niña, murieron el domingo a manos de presuntos miembros de las fuerzas de seguridad camerunesas durante una operación en la localidad de Mautu, situada en una de las dos provincias de mayoría anglófona del país africano.

Residentes citados por el diario 'Journal du Cameroun' han señalado que los militares irrumpieron en la localidad en busca de presuntos milicianos separatistas y abrieron fuego posteriormente contra los presentes. Algunos supervivientes han dicho haber hallado cadáveres a su vuelta, después de escapar en un primer momento.

En esta línea, uno de los supervivientes ha relatado que los militares "rodearon la aldea de forma que incluso los que intentaron huir fueron tiroteados". "Mataron a nueve personas, entre ellas una madre y su hija pequeña, Kildia Akum", ha dicho.

Este supervivientes ha manifestado en declaraciones al portal de noticias Mimi Mefo Info, encabezado por la destacada periodista del mismo nombre, que los soldados llegaron a pie. "Habitualmente, cuando vienen en sus vehículos, oímos el ruido y huimos, pero esta vez no fue el caso", ha puntualizado.

Por otra parte, ha confirmado que los militares fueron en busca de milicianos y ha confirmado que algunos de ellos "pasan el día en Mautu". "Tenemos miedo de decirles que no vengan porque podrían pensar que somos traidores, pero, a la vez, sus acciones provocan la muerte de inocentes", ha lamentado.

Por su parte, el Centro Sam Soya para la Democracia y los Derechos Humanos ha denunciado a través de su cuenta en la red social Twitter que "el Ejército de Camerún masacró el domingo, 10 de enero, a más de diez civiles desarmados, incluidos mujeres y niños, en la localidad de Mauru".

El Ejército ha sido acusado en numerosas ocasiones de estar detrás de abusos contra la población civil y el propio Gobierno confirmó el papel de los militares en una matanza cometida en febrero de 2020 en la localidad de Ngarbuh y en la quema de parte de la localidad para intentar ocultar las pruebas.

Lo que en 2016 empezaron siendo protestas pacíficas de los habitantes de las regiones Noroeste y Suroeste, otrora colonias británicas pero que decidieron unirse al Camerún francés, por su supuesta marginación por parte del Gobierno central, derivó en una dura represión a raíz de la autoproclamación de la independencia de Ambazonia el 1 de octubre de 2017.

Desde entonces, los grupos armados han proliferado y el apoyo a los separatistas, hasta entonces bastante marginal, se ha visto acrecentado. El Gobierno ha respondido mediante una dura represión, durante la que las organizaciones de Derechos Humanos, han acusado a las fuerzas de seguridad de cometer atrocidades.

Contador