Actualizado 01/04/2015 12:33 CET

Carlos Gaviria y cinco lecciones de liderazgo

CARLOS GAVIRIA
Foto: COLPRENSA

MEDELLÍN, 1 Abr. (Colprensa/Notimérica) -

   El exmagistrado y presidente de la primera Corte Constitucional, excandidato presidencial, Carlos Gaviria, ha fallecido este martes, a los 77 años, a causa de una afección pulmonar por la que llevaba hospitalizado varias semanas.

   El carismático líder de izquierda se expresaba con frases marcadas con la fuerza y la razón de las profundas convicciones que marcaron su carrera política. En un pequeño homenaje, recopilamos cinco enseñanzas de textos, conferencias en universidades, columnas de opinión o entrevistas que lo convirtieron en una de las más importantes figuras políticas del país.

1. Las ideas son fundamentales para la democracia.

"Siempre he creído que las ideas son parte fundamental de la vida democrática. No puedo creer que podamos pensar los cambios que reclama la nación sin replantearnos con vigor el sentido de nuestras metas y aspiraciones colectivas".

2. Sin igualdad no hay libertad.

"Mientras no exista igualdad como un fundamento social, no es posible que las personas sean libres y, por tanto creo, que una sociedad, la construcción de una sociedad de personas libres, pasa por la construcción de una sociedad igualitaria".

3. Sin democracia no hay convivencia.

"La democracia es la promesa de convivencia grata entre sujetos autónomos que a nadie dañan, aunque sí pueden molestar conciencias fanáticas que defienden sus prejuicios con argumentos de razón privada como si fueran del interés común".

4. La tolerancia por encima de las religiones.

"Cuando uno tiene la convicción de que sólo el conocimiento racional y empírico son confiables, se concluye que ni la experiencia o la razón dan cuenta de la existencia o inexistencia de Dios. Puede que exista, pero puede que no, y por eso uno debe ordenar su vida de acuerdo a una ética no teísta (sin Dios), pero con profundo respeto por las creencias de los demás"

5. El lado bueno del pesimismo.

"Yo ordinariamente soy pesimista, tiendo a ver las cosas por su lado menos atractivo, menos agradable, porque yo creo que en el pesimismo hay una buena dosis de realismo".