Las causas por las que China no le quita ojo a la crisis venezolana

Palacio de Miraflores, Venezuela
WIKIPEDIA - Archivo
Publicado 14/02/2019 16:33:33CET

   CARACAS, 14 Feb. (Notimérica) -

   China, el gigante asiático, mantiene una política exterior de no injerencia en asuntos de países extranjeros, pero, pese a ello, fue uno de los primeros en llamar a la calma en Venezuela cuando Juan Guaidó se autoproclamó presidente interino el pasado mes de enero, dejando entrever su apoyo al actual mandatario, Nicolás Maduro.

   "China apoya los esfuerzos realizados por el gobierno de Venezuela para mantener la soberanía, la independencia y la estabilidad nacional", señaló la portavoz del ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, en una rueda de prensa tras la proclamación de Guaidó.

   Su preocupación por lo que suceda en el país petrolero no es en vano, pues hay varias razones por las que a China le interesa que se mantenga la calma. La primera y principal es porque es el primer acreedor de Venezuela, pero hay muchas más.

EL PETRÓLEO

   Desde la llegada de Hugo Chávez al poder, las relaciones entre ambos países comenzaron a estrecharse. Chávez necesitaba exportar petróleo y China abastecer a su inmensa población. "El petróleo es la razón más fundamental por la que China y Venezuela se unieron. China necesitaba mucho petróleo y Venezuela lo tenía", explica en una conversación con 'BBC Mundo' el académico del centro Carnegie-Tsinghua de Políticas Globales, Matt Ferchen.

   Entre los años 2007 y 2018 China prestó a Venezuela 67.000 millones de dólares según publicó el centro de estudios Diálogo Interamericano. Durante los primeros años la relación funcionó para ambos, pero "con la muerte de Chávez en 2013 las cosas cambiaron de manera radical", reconoce Carnegie-Tsinghua.

   El precio del petróleo se desplomó, afectando de lleno a la economía venezolana, que dependía casi en su totalidad de este producto. Año tras año, la inflación en el país caribeño ha ido creciendo, lo que, según la 'BBC', supuso que Nicolás Maduro incumpliera las entregas acordadas. Según distintas fuentes, "el país sudamericano debe aún a la potencia asiática 20.000 millones".

   Para el director del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Renmin de China, Cui Shoujun, considera que "nadie puede garantizar lo que ocurrirá con los acuerdos económicos entre ambos países si hay un cambio de gobierno en Venezuela, pese a los mensajes de calma hacia China por parte de la oposición venezolana".

CONTRAPESO A EEUU EN LA REGIÓN

   Según muchos analistas, además de los intereses por el petróleo, un recurso que también le proveen a China países de Medio Oriente, la simpatía por Venezuela viene dada por un interés geopolítico. Tal y como recuerda el mismo medio, desde la llegada al poder en 2013 del presidente actual chino, Xi Jinping, su influencia en la región latinoamericana no ha dejado de aumentar. Este hecho podría deberse a "un intento de hacer de contrapeso a Washington en la región".

   "En los últimos cuatro o cinco años, el presidente Xi ha intentado proyectar el 'soft power' chino por todos los rincones del mundo y ha puesto especial interés en Latinoamérica, porque es el patio trasero de Estados Unidos", considera el analista Willy Lam. "Es una manera de intimidar a Washington: decir a los estadounidenses que la República Popular de China es capaz de influenciar países cercanos a EEUU", explica.

IDEOLOGÍAS SIMILARES

   Mientras expertos como Lam aseguran que las similitudes ideológicas entre ambos "mueven las decisiones del presidente chino", otros rechazan que este hecho tenga verdadera importancia y aseguran que la relación y el apoyo del gigante asiático a Venezuela se debe a "una estrategia para intentar proyectar a Pekín como líder de la globalización".

   La tensión en Venezuela sigue aumentando mientras la presión internacional exige a Maduro que convoque elecciones. Pese a su apoyo al presidente legítimo siguiendo esa filosofía de no injerencia, China también se prepara para una eventual salida del 'chavismo' del poder.

   El portavoz del Ministerio de Exteriores Geng Shuang manifestó que Pekín "ha estado en estrecha comunicación con todas las partes de distintas maneras sobre la situación de Venezuela". "No importa cómo evolucione la situación, la cooperación China-Venezuela no debería verse menoscabada", concluyó Geng.

Para leer más