Publicado 09/06/2021 10:12CET

Chad.- Una coalición civil opositora se muestra abierta a un diálogo con la junta en Chad pero impone condiciones

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

La coalición civil opositora chadiana Wakit Tama ha mostrado su disposición a un iniciar un diálogo con la junta instaurada en Chad tras la muerte en abril del presidente, Idriss Déby, en combates con los rebeldes, si bien ha destacado que este proceso estaría condicionado por varios puntos, entre ellos la liberación de los detenidos durante las últimas protestas.

El líder de Wakit Tama (Ha llegado la hora), Max Loalngar, ha resaltado que "le gustaría participar en la comisión destinada a preparar la conferencia nacional soberana" con el objetivo de "buscar una solución consensuada por el bien de la población", según ha recogido el portal chadiano de noticias Alwihda.

Así, ha resaltado que los miembros de la coalición opositora no buscan obtener cargos en las nuevas autoridades o dinero y han reclamado al Consejo Militar de Transición (CMT), encabezado por Mahamat Idriss Déby, hijo del fallecido mandatario, que revise la 'carta de transición' y libere a los presos políticos.

Wakit Tama, que ha acusado al CMT de dar "un golpe de Estado institucional" tras la muerte de Déby, reelegido horas antes como presidente tras las elecciones presidenciales de abril, ha pedido además la disolución de este organismo y el traspaso de poderes a las autoridades civiles.

"Debe abrirse un poco, lograr un prestigio nacional y convertirse en un consejo no militar para la transición. En este contexto, deberían evidentemente revisar la 'carta de transición'", ha sostenido la coalición, tal y como ha informado la emisora Radio France Internationale.

Por otra parte, ha resaltado que, mientras no se tengan en cuenta sus exigencias de cara a su integración en el proceso de diálogo nacional, continuará convocando protestas y manifestaciones contra las autoridades militares en el país africano.

El líder del CMT prometió a finales de mayo que no busca "eternizarse en el poder" y apostó por un diálogo inclusivo para solucionar la crisis. "Me gustaría reiterar firmemente que el CMT no está aquí para confiscar el poder ni para eternizarse", sostuvo Mahamat Idriss Déby.

La muerte de Déby --quien copaba el poder desde 1990, tras encabezar un golpe de Estado que derrocó al dictador Hissène Habré-- en plena ofensiva del rebelde Frente para la Alternancia y la Concordia en Chad (FACT) supone un duro golpe para la estabilidad del país y de la región, debido a la importancia del país en la lucha contra el terrorismo internacional en el Sahel y la cuenca del lago Chad.

El grupo rebelde lanzó una ofensiva desde sus bases en Libia durante la jornada del 11 de abril, en plena votación en las últimas presidenciales, en las que Déby obtuvo un sexto mandato. Los resultados fueron anunciados horas antes de que se confirmara su muerte por heridas sufridas en el frente, donde había ido para supervisar la ofensiva contra el FACT.

Contador