Publicado 28/05/2021 13:35CET

Chad.- El líder de la junta de Chad promete "no eternizarse en el poder" y apuesta por un diálogo "inclusivo"

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

Mahamat Idriss Déby, líder de la junta militar instaurada en Chad tras la muerte en abril del presidente, Idriss Déby, ha asegurado tras un encuentro con líderes de partidos políticos que no busca "eternizarse en el poder" y ha apostado por un diálogo inclusivo para solucionar la crisis.

"Me gustaría reiterar firmemente que el Consejo Militar de Transición (CMT) --nombre de la junta-- no está aquí para confiscar el poder ni para eternizarse, como algunos dicen o piensan de forma equivocada", ha señalado el hijo del fallecido presidente.

"La confianza y la responsabilidad deben prevalecer de una parte y de otra en esta fase crucial de nuestra historia", ha valorado, antes de apostar por "actuar sin tener en cuenta intereses egoístas y en favor del destino común", según ha informado el portal chadiano de noticias Tchad Infos.

Así, ha incidido en la necesidad de la "responsabilidad individual" para "preservar la calma, la serenidad, la estabilidad y la paz que existen en este momento en el país" y para "evitar toda actitud o comportamiento que pueda provocar un desvío o una marcha atrás en la marcha histórica".

"Las expectativas de la población son numerosas. El fracaso no es una opción", ha manifestado Déby, quien ha abogado por "privilegiar el diálogo, la apertura de mente, la comprensión mutua y la voluntad política para lograr satisfacer los intereses superiores de la nación".

En este sentido, ha hecho hincapié en que hay esfuerzos en marcha para publicar una 'hoja de ruta' de las acciones del Gobierno de transición, entre los cuales figura la apertura de un diálogo que incluya a todos los sectores políticos y sociales.

CANDIDATURAS AL CNT

El presidente del CMT ha indicado además que se creará un organismo para sopesar las candidaturas al nuevo Consejo Nacional de Transición (CNT), otro de los organismos creados para estructurar el proceso tras la muerte de Déby, tal y como ha recogido el portal chadiano de noticias Alwihda.

"Ninguna entidad política o político-militar, ninguna organización de la sociedad civil, ninguna corporación ni ninguna entidad que apueste de forma decidida y sincera por la vía del diálogo será descartada en los contactos, que determinarán el futuro del país", ha argüido.

Asimismo, ha dicho ser "consciente" de "las consecuencias y frustraciones que provoca la exclusión", antes de reiterar que "los partidos políticos, las corporaciones, los jóvenes, las mujeres, la sociedad civil y la diáspora deben participar en esta importante institución de la transición".

"El periodo excepcional que atraviesa nuestro país en este momento es extremadamente difícil y lleno de incertidumbre, pero al mismo tiempo nos ofrece mecanismos poco frecuentes para unir nuestras inteligencias y fuerzas con el objetivo de refundar nuestra nación sobre nuevas bases", ha remachado.

La muerte de Déby --quien copaba el poder desde 1990, tras encabezar un golpe de Estado que derrocó al dictador Hissène Habré-- en plena ofensiva del rebelde Frente para la Alternancia y la Concordia en Chad (FACT) supone un duro golpe para la estabilidad del país y de la región, debido a la importancia del país en la lucha contra el terrorismo internacional en el Sahel y la cuenca del lago Chad.

El grupo rebelde lanzó una ofensiva desde sus bases en Libia durante la jornada del 11 de abril, en plena votación en las últimas presidenciales, en las que Déby obtuvo un sexto mandato. Los resultados fueron anunciados horas antes de que se confirmara su muerte por heridas sufridas en el frente, donde había ido para supervisar la ofensiva contra el FACT.

Contador