Publicado 05/10/2020 15:09CET

Chile.- Agricultores piden un aumento de la seguridad tras el asesinato de un trabajador en La Araucanía

La Policía forense de Chile tras un ataque incendiario contra un camión en La Araucanía.
La Policía forense de Chile tras un ataque incendiario contra un camión en La Araucanía. - Marco Maldonado/Agencia Uno/dpa - Archivo

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

Grupos de agricultores chilenos han pedido este lunes un aumento de la seguridad tras el asesinato de un trabajador durante el fin de semana en Collipulli, en la región de La Araucanía, que ha sufrido un repunte de la violencia.

En un comunicado, la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) ha denunciado que este crimen "demuestra cómo una vez más las autoridades civiles y policiales han fracasado, permitiendo que grupos paramilitares, provistos de armas de guerra, se muevan a su antojo en una región".

El trabajador fallecido, Pedro Cabrera Benavides, de 49 años, recibió un disparo en la cabeza que, según las fuerzas de seguridad, habría sido realizado con un fusil. Su muerte eleva a cuatro el número de víctimas fatales a causa de la violencia rural en la zona en lo que va de año.

Además, ha hecho sonar las alarmas por parte de los agricultores de la región. Desde La Moneda, el Gobierno ha condenado lo sucedido, tal y como ha expresado el ministro del Interior chileno, Víctor Pérez, según informaciones del diario 'La Tercera'.

Por su parte, la Multigremial de La Araucanía ha detallado que durante el primer semestre de 2020 en el Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos se han registrado 57 atentados incendiarios contra maquinaria de trabajo.

Los episodios de violencia en la zona no son un fenómeno aislado. Ruth Hurtado, presidenta de la organización Mujeres por La Araucanía, ha lamentado que la violencia haya seguido aumentado. "Se lo hemos dicho al Gobierno, a las distintas autoridades, que si no ponen mano dura, va a haber más muertes", ha aseverado.

CONFLICTO MAPUCHE

La Araucanía es la región chilena con mayor concentración de indígenas mapuche, que desde hace años exigen la devolución de sus tierras ancestrales y denuncian un hostigamiento por parte del Gobierno chileno.

Las autoridades chilenas han negado estas acusaciones y, por el contrario, han apuntado a los nativos como los responsables de numerosos incidentes violentos en la zona, como ataques a fincas y a sus propietarios.

En el último año, el Gobierno de Sebastián Piñera ha asegurado que La Araucanía vive "una situación de guerrilla" y ha calificado a los indígenas de terroristas, personándose como acusación particular en numerosos casos en su contra.

Contador