Publicado 27/04/2015 21:44CET

Chile apelará a "elementos políticos" en La Haya

SANTIAGO, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, ha avanzado este lunes que su Gobierno apelará a "elementos políticos" en los alegatos orales que comenzarán la próxima semana en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en el marco de su disputa marítima con Bolivia.

"En la Corte se argumentará jurídicamente, pero también hay elementos políticos que hay que tomar en cuenta y que estarán presente en La Haya", ha dicho Muñoz en declaraciones recogidas por el diario chileno 'La Tercera'.

El jefe de la diplomacia chilena ha destacado que el Gobierno de Michelle Bachelet "va con la mayor convicción en sus argumentos", por lo que no contempla "situaciones hipotéticas de un fallo" favorable para Bolivia.

En cualquier caso, ha recordado que estos alegatos orales son, en el caso de Chile, "para convencer a la Corte de que no tiene jurisdicción para conocer de un asunto que quedó resuelto por un tratado válido y vigente desde hace 110 años".

"Esta semana se va a escuchar a las partes, pero no hay una decisión de la Corte. En este momento se trata de alegatos orales. El fallo va venir probablemente en octubre o noviembre", ha apuntado el canciller chileno.

Interrogado sobre la delegación chilena que acompañará al equipo jurídico, ha confirmado su presencia y la de los presidentes de las comisiones de Relaciones Exteriores del Congreso, así como de los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados. "Queremos reflejar un arco político amplio porque esta es una política de Estado", ha dicho.

Por la parte boliviana, se ha especulado con la posible presencia del presidente, Evo Morales, pero aún no está confirmada. Muñoz ha descartado que el líder indígena vaya a influenciar el sentido de la resolución de La Haya.

RECURSO DE COMPETENCIA

Chile impugnó el pasado 15 de julio la competencia de la CIJ para conocer este caso argumentando que todos los asuntos fronterizos se resolvieron con el Tratado de 1904, lo que obligó al alto tribunal a suspender el proceso judicial para resolver este incidente.

Bolivia presentó el pasado 7 de noviembre su réplica al recurso chileno y el Gobierno de Bachelet presentó tres meses después su respuesta, reafirmándose en la idea de que La Haya no es competente para conocer este asunto.

Tras ello, la CIJ citó a las partes entre el 4 y el 8 de mayo en su sede de La Haya para que presenten sus alegatos orales, tras lo cual el alto tribunal debe decidir sobre su competencia.

EL CONFLICTO TERRITORIAL

El conflicto territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.

Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por los parlamentos de ambos países veinte años después-- se establecen las fronteras --también las marítimas-- de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.

Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es "injusto, incumplido e impuesto" y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.

En un intento de destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Morales y el de la también entonces presidenta chilena firmaron en 2006 una agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia.

No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de reuniones de trabajo, por lo que finalmente el pasado 24 de abril el Gobierno boliviano presentó una demanda en la CIJ para exigir su salida marítima a Chile.