Actualizado 29/07/2006 04:48 CET

Chile/Argentina.-La presidenta Bachelet busca reducir la tensión con Argentina en la controversia sobre el gas

LIMA, 29 Jul. (EP/AP) -

La presidenta chilena Michelle Bachelet dijo el viernes que aunque su gobierno ha entregado una carta al gobierno argentino para expresar "su posición clara" en torno al malestar por el costo de venta de gas de este país a Chile, espera que las dos naciones superen el tenso momento.

"Hemos puesto en la carta y ratificado que así como decimos lo que nos parece que ha pasado en los últimos días, también creemos que, como países, tenemos que hacer un esfuerzo para avanzar en mantener las relaciones lo mejor posible", expresó en rueda de prensa en medio de su visita a Lima, adonde asistió a la asunción presidencial de Alan García.

Bachelet evitó hacer mayores referencias a la controversia por el incremento del precio de venta del gas argentino a Chile, y añadió: "No tengo mucho más que decir".

Sin embargo, aclaró que deseaba que se solucione el impasse al reiterar que está "convencida de que necesitamos a todos los países para avanzar, que tenemos desafíos comunes, y tenemos mucho que ganar si buscamos soluciones comunes a los problemas comunes".

Destacó que la carta "fue entregada por nuestro embajador en Argentina al jefe de gabinete de la Casa Rosada, el ministro Alberto Fernández, que es una carta donde esta presidenta, de Chile, ha expuesto su posición clara".

"No tengo más que señalar, la carta ha sido privada, y seguro que me será respondida cuando corresponda", concluyó.

Bachelet había hecho pública el jueves en Santiago su "decepción" por el aumento en el precio del gas argentino. Este inconveniente comercial ha tensado las relaciones entre Argentina y Chile.

Chile se mantenía pagando 2,60 dólares el millón de BTU (unidades térmicas británicas), que incluían retenciones del 20 por ciento, pero Argentina decidió un nuevo costo, de 4,50 dólares el millón de BTU, que se descompone en 1,60 dólares por el gas, 0,65 por el transporte y 2,25 por retenciones, lo que desató el malestar chileno.