Actualizado 17/12/2013 21:04 CET

42 carabineros heridos en el 40º aniversario del golpe de Estado en Chile

Protestas en Chile del golpe de 1973
Foto: REUTERS

SANTIAGO, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 42 funcionarios de Carabineros heridos, 264 detenidos, saqueos y varios vehículos quemados ha sido el saldo tras los diferentes hechos violentos, que han tenido lugar esta madrugada en Santiago de Chile, por el 40º aniversario del golpe de Estado, según ha informado el ministro de Interior de Chile, Andrés Chadwick.

   "La violencia fue más fuerte" en comparación con otras conmemoraciones por el aniversario del golpe, ha señalado el ministro, quien ha destacado que el "uso de las armas" ha sido muy intenso, pero que "no se han logrado objetivos de muerte y destrucción gracias al trabajo de los carabineros".

   Según Chadwick, los hechos más graves y que se han prolongado por más tiempo han ocurrido en las comunas de Santiago de San Bernardo, Renca, Macul, La Granja y Estación Central.

   Chadwick ha informado de que, durante los incidentes, se quemaron tres buses, siete vehículos particulares, y dos minibuses en diferentes partes de la ciudad.

   El secretario de Estado, además, ha señalado que se produjeron al menos 16 intentos de saqueos, de los cuales 4 se materializaron y que, a raíz de los disturbios, unos 200.000 hogares sufrieron cortes de luz, cuyo suministro ha sido normalizado este jueves por la mañana.

   Entre los heridos se encuentra el jefe de Carabineros en la Zona Oeste de Santiago, Rodolfo Pacheco, que "tiene lesiones en el rostro por un ataque efectuado por manifestantes" en la comuna de Cerro Navia, "mientras supervisaba los puntos críticos".

   Además, la jefa de Sanidad de Carabineros, la general Patricia Nilo, ha detallado que tres tenientes han tenido que ser atendidos por quemaduras causadas con ácido, de acuerdo con el diario chileno 'El Mercurio'.

40º ANIVERSARIO

   Chile ha conmemorado este martes el 40º aniversario de un golpe de Estado que todavía divide profundamente a la sociedad y a la clase política, como ha quedado patente por la disparidad de actos oficiales que se han celebrado.

   El Gobierno y sus aliados del centro-derecha han recordado estos hechos en una ceremonia celebrada en el Palacio de La Moneda en la que el presidente chileno, Sebastián Piñera, ha hecho un llamamiento a "superar los traumas del pasado" para la "reconciliación nacional".

   Sin embargo, en una entrevista concedida a la revista 'Time', Piñera ha cargado contra Allende, sosteniendo que, "a pesar de que fue elegido democráticamente, no respetó los principios democráticos básicos", por lo que "muchos pensaron que un golpe militar era la única solución".

   La oposición izquierdista ha celebrado su propio acto en el Museo de la Memoria. El presidente del Partido Socialista, Osvaldo Andrade, ya explicó que no les era posible "participar en un acto organizado por un Gobierno lleno de cómplices pasivos (de la dictadura militar)".

   Los partidos políticos chilenos llevan caldeando el ambiente desde finales de agosto, cuando reabrieron el viejo debate sobre la necesidad de que aquellos que estuvieron en connivencia, directa o indirectamente, con el régimen de Pinochet (1973-1990) pidan perdón.

   Varios dirigentes políticos, incluidos diputados conservadores, se disculparon públicamente. El perdón más llamativo fue el de los jueces y magistrados a las víctimas por sus "acciones y omisiones" durante el régimen castrense.

   En contraposición, las declaraciones más criticadas fueron las realizadas por la candidata presidencial de la Alianza --coalición gobernante de centro-derecha--, Evelyn Matthei. "Yo tenía 20 años cuando fue el golpe de Estado, no tengo nada por lo que pedir perdón", dijo.