Chile.- Bachelet defendió sus decisiones respecto de los funerales del ex dictador Pinochet

Actualizado 13/12/2006 18:04:08 CET

SANTIAGO, 13 Dic. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, defendió hoy las decisiones que adoptó el Gobierno respecto de los funerales del ex dictador Augusto Pinochet, a quien se le denegaron funerales de Estado.

En sus primeras declaraciones sobre el caso y a 24 horas de las exequias del ex general golpista, Bachelet dijo que considera que las medidas fueron exitosas y que se logró superar un momento difícil que amenazaba con dividir a los chilenos.

PRUDENCIA

La mandataria dijo que las medidas adoptadas permitieron resguardar la convivencia de los chilenos y chilenas, garantizando la paz social y el orden público.

"Lo que correspondía era actuar con prudencia, pero a la vez con firmeza y con visión histórica, y los resultados nos han dado la razón. Hay momentos para actuar y otros para hablar", comentó en una rueda de prensa realizada en el Palacio de La Moneda, en la que leyó una declaración pública.

Sin nombrar a Pinochet, Bachelet dijo que la muerte del ex dictador, acaecida el pasado domingo a causa de un fallo cardíaco masivo, "amenazaba con dividir a los chilenos nuevamente, dadas las fuertes emociones y sentimientos que provocaría en nuestros ciudadanos este hecho".

"Para la presidenta de la República ese era el momento de actuar, era momento de garantizar la paz social y el orden público, evitar los enfrentamientos entre las partes, y permitir las manifestaciones legítimas en democracia", explicó.

Dijo que todas las medidas implementadas por el Gobierno "fue planificado y definido con precisión y hemos tenido éxito en lo que nos propusimos. Más allá de episodios focalizados, el país se mantuvo sin mayores alteraciones de orden público y también en plena normalidad".

"Ha habido espacio tanto para la expresión del dolor de algunos y de los sentimientos de otros", explicó. "Se actuó como correspondía, respetando el dolor de la familia. Nos ha guiado la prudencia, porque sabemos el valor que tiene la despedida a los seres queridos", dijo.

"He actuado con el convencimiento de que mi rol como Presidenta me significa velar por el bien de todos en el país", concluyó.

NO ES UNA NUEVA ETAPA

Bachelet dijo que la muerte de Pinochet "simboliza la partida de un referente del clima de un país de divisiones, de odio, de violencia".

Comentó que, a su juicio, "no creo que sea una nueva etapa. La nueva etapa que ha vivido el país empezó el año 1990 cuando reconquistamos la democracia, cuando iniciamos el proceso de consolidación de las instituciones democráticas en nuestro país y un proceso de reencuentro".

"Con la historia que Chile tiene, los dolores persisten por mucho tiempo y los sentimientos persisten. Sin embargo, estoy convencida que la gran mayoría de los chilenos lo que quiere hoy es poder seguir construyendo un presente y un futuro donde todos los chilenos tengan una mejor forma de vivir en esta nuestra patria", explicó.

"Creo que eso es lo que los chilenos desean, es a lo que el Gobierno está abocado y vamos a continuar haciendo. El Gobierno no ha parado sus actividades por que entiende que nuestra responsabilidad es garantizar a los chilenos la igualdad de oportunidades", añadió con serenidad.

HIJA DEL GENERAL BACHELET

Bachelet fue consultada por la confirmación de que fue un nieto del asesinado general Carlos Prats escupió presuntamente el ataúd de Pinochet durante el velatorio.

Al preguntársele cuál sería el gesto de la hija del general Alberto Bachelet, quien también murió producto de la acción represiva de la dictadura, la mandataria respondió que "el gesto que ha tenido la hija del general Bachelet es entender que es presidenta de todos los chilenos", agregando que una de sus decisiones es no hacer honores de jefe de Estado a Pinochet, "tema del que voy a hablar la próxima semana cuando los ánimos estén más calmados".

"He actuado con el convencimiento de que mi rol como presidenta me significa mirar por el bien de todos en el país", señaló, con emoción evidente.

"He garantizado lo que me parece que un presidente de la República tiene que hacer ante una situación que podía tener altísima conflictividad por las pasiones y los sentimientos que produce: haber garantizado orden, seguridad y normalidad, porque la gran mayoría de los chilenos lo que desea es poder vivir en un país con seguridad", señaló la Presidenta.

MALTRATO A LA PRENSA

Bachelet hizo referencia a los maltratos, físicos y de palabra, que recibieron muchos corresponsales de prensa extranjera y también periodistas de medios locales, quienes fueron agredidos por los partidarios del ex dictador mientras cubrían los hechos.

Al respecto, la presidenta de Chile dijo que "esto no demuestra ni expresa los sentimientos y la manera como el pueblo chileno funciona". Por ello, dijo "pido excusas, porque esto no representa a Chile".