Chile.- Bachelet viaja a EEUU pese a la crisis de los estudiantes, en la que criticó la "improvisación" de sus ministros

Actualizado 07/06/2006 22:08:30 CET

No hizo referencia directa a las protestas, pero entregó a sus colaboradores un "decálogo" de comportamiento para futuros conflictos

SANTIAGO, 7 Jun. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, criticó a sus ministros hoy miércoles, poco antes de iniciar su primer visita oficial a Estados Unidos, República Dominicana, Jamaica y Haití, por las "improvisaciones" cometidas en crisis recientes como la surgida por las protestas de los estudiantes de secundaria, que llevan más de una semana en huelga por mejoras sociales y reformas legislativas.

Aunque la presidenta socialista no hizo referencia directa a la compleja situación política generada por las protestas --que cada día han dejado más de 500 detenidos, heridos y graves daños materiales-- entregó a sus colaboradores más cercanos, en un encuentro con su Gabinete, un "decálogo" de comportamiento ante futuros conflictos.

Las protestas estudiantiles, que se prolongan ya por más de una semana y son las más grandes que se producen en este país sudamericano desde 1972, mantienen paralizados a más de 600.000 jóvenes, quienes han ocupado unos 300.000 centros de estudios.

Los estudiantes de secundaria piden beneficios sociales y reformas legislativas, pero rechazaron un paquete de medidas dadas a conocerla semana pasada por Bachelet, que enfrenta su primer gran conflicto social desde que asumió la Presidencia, el pasado 11 de marzo.

"NO QUIERO IMPROVISACIONES"

"Cuando una autoridad no asume en el momento oportuno una dificultad, ésta se le puede escapar de las manos (...) No quiero improvisaciones", dijo Bachelet de manera enfática ya que, a su juicio, "las improvisaciones no se justifican".

"Muchos me preguntan en qué consiste el nuevo estilo de hacer gobierno. Quiero ser muy pedagógica para que todos me entiendan. Para mi, el nuevo estilo que quiero ver implementado por todos ustedes tienen 10 orientaciones que quisiera destacar y si lo quieren y lo podemos llamar así, es un decálogo del nuevo estilo", señaló.

De esta forma, las exigencias para sus ministros son, en primer término, que cada uno entienda que "el que quiera estar en el servicio público debe entender que éste es un trabajo para servir ala ciudadanía, para beneficiar a las personas, con buen trato y cercanía y ello debe expresarse en el trabajo cotidiano y en la forma de hacer gobierno".

En segundo lugar, mencionó la misión de "asumir a tiempo, con celeridad y eficiencia los problemas, porque cuando una autoridad no asume en el momento oportuno una dificultad ésta se le puede escapar de las manos"

En lo que los analistas políticos interpretan como una directa alusión al ministro de Educación, Martín Zilic, quien fue duramente criticado por todos los sectores por su actuación en el conflicto estudiantil, Bachelet señaló que "esa no es la forma correcta de actuar". "Este Gobierno tiene suficientes problemas que afronta como para agregarles otros por errores o ineptitud", acotó.

UN DECALOGO DE COMPORTAMIENTO

Dijo que quiere ver "trabajando a sus ministros, subsecretarios, autoridades y funcionarios en la implementación de nuestros programas, explicando nuestras acciones y afrontando las dificultades". Además, exigió que sea el Gobierno el que fije la agenda del país.

Como tercer punto, dijo que "necesito un gobierno que se anticipe a los problemas, no que reacciones ante ellos". "Yo espero de ustedes que, antes que estalle algún conflicto, vayan a hacerles frente sin demora, buscando actuar cuando se está a tiempo de resolverlos de manera expedita", explicó. Como cuarta exigencia, dijo: "Quiero un gobierno trabajando en equipo". "No quiero agendas propias, no quiero individualismo", añadió.

La quinta medida que Bachelet pidió a sus ministros es "no limitarse a las respuestas de rutina, ya que eso no es suficiente". "Debemos ser creativos, atrevámonos a innovar porque es lo único correcto ante tiempos nuevos", consideró.

"Si a alguien le gusta la rutina, tengo que informarle (de) que se equivocó de puesto, de tiempo y de actitud. Hemos despertado una ciudadanía activa y todos vamos a estar a la altura de lo que este desafío implica", advirtió.

Una de las más duras interpelaciones a los ministros fue la sexta, cuando Bachelet les dijo: "no quiero improvisaciones". "No quiero improvisaciones, no se justifican, porque nuestra tarea básica es cumplir nuestra labor, hacer bien nuestro trabajo, con dedicación y esfuerzo, la gente espera eso de nosotros y nada reemplaza el trabajo bien hecho", señaló.

"NO ACTUAR A LA DEFENSIVA"

En séptimo lugar, les indicó: "Prepárense para el diálogo ciudadano, incluso prepárense para el conflicto". "Ellos nos acompañaran siempre, son parte del ejercicio del poder. Este es un Gobierno que, como hemos dicho, escucha, dialoga y decide. Esa es la impronta que quiero para mi Gobierno", sentenció.

En octavo lugar, dijo a su gabinete que deben partir "de la base de que las demandas ciudadanas son un derecho que tenemos que aceptar y si ellas son respaldadas con razones y estamos en condiciones de atenderlas, entonces lo haremos, pero si las demandas exceden nuestras posibilidades de hoy, de aquí y de ahora, entonces lo diremos de frente". Señaló a los ministros que "no toda demanda ha de ser vista como un problema y menos aún hay que tenerle miedo a las movilizaciones, a las protestas, a las diferencias".

En su inédita arenga a sus secretarios de Estado, Bachelet les dijo que "ninguna autoridad de gobierno, ningún funcionario puede ni debe actuar a la defensiva". "Vamos a salir a terreno a explicar nuestro programa y nuestra conducta en todos los sectores y a lo largo de todo el territorio y no dejaremos de emplear el diálogo para potenciar nuestras reformas. No actuamos por capricho, actuamos por convicción", aseveró.

Para terminar, y en décimo lugar, Bachelet, la primera mujer que llega a La Moneda, dijo: "cuando he dicho que en Chile caben todos, no es una frase retórica". "Este es un Gobierno que quiere abrirle espacio a los emprendedores, generarles más oportunidades a nuestros empresarios, abrirle horizontes a nuestra clase media", apuntó.

Y añadió: "los únicos privilegiados de este Gobierno son los que nunca han tenido privilegios, porque la dignidad de las personas debe ser respetada siempre, porque la gente nos ha traído a La Moneda y a ella nos debemos". "Actuemos como lo que somos, representantes de la gran mayoría del país", concluyó.