Actualizado 15/07/2015 10:08:53 +00:00 CET

Bachelet acusa a Morales de usar las palabras del Papa para favorecer la causa marítima

SANTIAGO, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, ha acusado a su homólogo boliviano, Evo Morales, de usar las palabras pronunciadas por el Papa durante su visita al país para favorecer la causa marítima que enfrenta a ambas naciones.

   "Hay una interpretación de las palabras del Papa que van más allá de las palabras del Papa. Ha habido cierta intencionalidad", ha dicho la líder izquierdista en una entrevista concedida el martes a Radio Universo.

   Bachelet ha sostenido que el Papa abogó "por soluciones compartidas, razonables, equitativas y duraderas" al considerar que la aspiración de Bolivia a una salida soberana al océano Pacífico "no es injusta".

   "Nosotros siempre hemos estado de acuerdo con el diálogo así que el llamado al diálogo es una cosa que no nos complica", ha recordado la jefa de Estado.

   Morales se ha basado en las declaraciones de Francisco para afirmar que "los católicos del mundo están con Bolivia para que vuelva al mar". "Nuestro logro como pueblo boliviano es que estamos avanzando porque más temprano que tarde volveremos al mar con soberanía", ha dicho.

INSULZA SE SUMA AL EQUIPO CHILENO

   Por otro lado, el ministro de Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, ha anunciado que el ex secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) José Miguel Insulza se ha sumado al equipo de La Moneda para defender la postura de Santiago.

   Muñoz ha revelado que Insulza ha viajado hasta Argentina y Uruguay para explicar la posición del Gobierno chileno. "Va como emisario a conversar con las autoridades argentinas y hoy está en Uruguay para lo mismo", ha explicado.

   El canciller ha aclarado que su Ejecutivo "no está interesado en que ningún país se pronuncie públicamente a favor de Chile porque este es un tema bilateral, pero es importante que conozcan sus argumentos y lo que está en juego en La Haya".

CAUSA MARÍTIMA

   El conflicto territorial se remonta a 1879, cuando Bolivia perdió su salida al Pacífico en la guerra que mantuvo con Chile, que culminó con el Tratado de Paz y Amistad de 1904, sobre el derecho de libre tránsito de mercancías bolivianas hacia y desde puertos en este océano.

   Chile asegura que con el acuerdo de paz --que fue ratificado por ambos parlamentos 20 años después-- se establecen las fronteras, también las marítimas, de las naciones combatientes, por lo que no ha lugar a ninguna disputa territorial.

   Bolivia argumenta que el acuerdo de paz es "injusto, incumplido e impuesto" y ha rechazado la intangibilidad de los tratados internacionales, recordando que Estados Unidos se avino a superar el firmado en 1903 con Panamá.

   En un intento por destrabar el conflicto bilateral, el Gobierno de Morales y el de la también entonces presidenta chilena firmaron en 2006 una agenda de 13 puntos para iniciar las negociaciones sobre la salida marítima para Bolivia.

   No obstante, el diálogo nunca llegó a iniciarse, más allá de las reuniones de trabajo, por lo que finalmente el 24 de abril de 2013 el Gobierno boliviano presentó una demanda en la Corte Internacinal de Justicia (CIJ) para exigir su salida al mar a Chile.