Chile/Bolivia.- Bolivia renuncia a la idea de "gas por mar" parareanudar las relaciones diplomáticas con Chile

Actualizado 30/08/2006 2:21:40 CET

SANTIAGO, 30 Ago. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Bolivia anunció el martes que ha desistido de imponer la condición de "gas por mar" para reanudar las relaciones diplomáticas con Chile, aunque confirmó que, de todas formas, llevará su demanda de una salida al Océano Pacífico a instancias internacionales como Naciones Unidas.

Así lo anunció en La Paz el ministro boliviano de Asuntos Exteriores, David Choquehuanca, quien reconoció que mantener ese requisito "se interpreta como un chantaje que puede perjudicar el diálogo iniciado por ambos países".

"El presidente Evo Morales ha indicado también que no vamos a hablar de gas por mar porque suena a chantaje. Esto no significa que nosotros, una vez mejoradas nuestras relaciones, no tengamos que tocar este tema", señaló.

Chile y Bolivia mantienen unas relaciones diplomáticas limitadas a nivel consular desde 1978, pero en el último año las posiciones de ambos países se han ido acercando, especialmente tras la llegada a la Presidencia de Bolivia de Morales. La condición de exigir a Chile una salida al mar antes de poder venderle gas natural fue instaurada por el mandatario boliviano Carlos Mesa en 2004 y aprobada en referéndum.

Este martes, Choquehuanca afirmó que Bolivia puede "compartir" con Chile su gas y Chile su mar, y que, en paralelo, se puede trabajar para reanudar las plenas relaciones bilaterales. "Estamos hablando de tener relaciones plenas, diplomáticas, estamos hablando de que Bolivia tenga su retorno a las costas del océano Pacífico con soberanía, de compartir nuestros recursos, en este caso energía, con Chile", resaltó.

AGENDA SIN EXCLUSIONES

Ambos países sudamericanos habían acordado a mediados de este año una "agenda abierta y sin exclusiones" entre ambos países. "La solución no es de la noche a la mañana", señaló el ministro de Exteriores.

No obstante, añadió que el Gobierno boliviano va a "informar, no sólo en Naciones Unidas, sino a los países no alineados, de la situación", del proceso que se está construyendo, "un proceso de confianza mutua con Chile".

Por su parte, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, afirmó el martes en Santiago que las declaraciones de Choquehuanca muestran "la dirección" en la que ambos gobiernos están trabajando, "con buena voluntad para mirar cuáles son los grados de cooperación entre ambos países en múltiples líneas y en una agenda sin exclusiones y sin condiciones específicas".