Actualizado 21/06/2006 20:18:10 +00:00 CET

Chile/Bolivia.- El ministro boliviano de Hidrocarburos acusa a Chile de "127 años de enclaustramiento"

SANTIAGO, 21 Jun. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El ministro boliviano de Hidrocarburos, Andrés Soliz, acusó hoy a Chile de haber mantenido durante "127 años de enclaustramiento" a su país, al aludir al tiempo transcurrido desde la Guerra del Pacífico, en la que el país altiplánico perdió su salida al mar, y afirmó que Bolivia "no aceptará presiones" en sus negociaciones con Argentina para la venta de gas natural.

Soliz respondió así duramente al ministro chileno de Asuntos Exteriores, Alejandro Foxley, quien hizo un llamamiento a Bolivia para que no tenga "actitudes hostiles" contra el Gobierno de Santiago en el marco de la prohibición impuesta por la Administración de Evo Morales a Argentina para que no venda gas boliviano a Chile.

"¿Cómo puede el Gobierno chileno hablar de una actitud inamistosa, después de que durante 127 años Chile nos mantiene en una actitud de enclaustramiento? ¿Cómo se puede hablar de una actitud inamistosa después de que Chile firma con Perú el protocolo de 1929, indicando que tiene que ponerse de acuerdo para hablar de una salida al mar para Bolivia?", manifestó Soliz.

En su opinión, la petición del jefe de la diplomacia chilena para que La Paz no presione a Buenos Aires "es una actitud mucho más inamistosa y quiero recordarle estas cosas al canciller Foxley antes de que hable de actitudes inamistosas por parte de Bolivia".

"Yo creo que ha habido insinuaciones de ciertos gobiernos, pero creo que el interés argentino por contar con el gas boliviano es más fuerte que todas las presiones que se puedan producir", señaló.

Ayer, martes, el vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, declaró que su país no busca ser hostil con Chile, y que la venta de gas a Argentina no debe ser un punto de diferencia con las autoridades chilenas. No obstante, reconoció que no habrá venta de gas a Chile hasta que La Paz tenga respuesta a su demanda de una salida al mar.