Actualizado 29/10/2012 04:20 CET

La coalición de gobierno pierde las elecciones municipales en ciudades clave, incluida Santiago

Cae el alcalde de Providencia, el último representante de la dictadura militar

SANTIAGO, 29 Oct. (EUROPA PRESS) -

La coalición de gobierno de Chile ha perdido las elecciones municipales que se han celebrado este domingo en el país sudamericano en ciudades clave, como Santiago, en una jornada electoral marcada por la baja participación.

Con el 55 por ciento del escrutinio completado, la coalición gubernamental ha conseguido mantener el control de 118 municipios, aunque ha perdido el de 26, entre ellos Santiago, Concepción, Providencia, Recoleta, Conchalí, Huechuraba, La Reina, Independencia y Cerrillos.

En cambio, la Concertación --alianza izquierdista-- y el Partido Comunista (PC) se mantienen como la primera fuerza política en 151 municipios y suman otros 19, superando con ello a la coalición gubernamental.

La plaza principal en estos comicios, la capital chilena, ha sido para la candidata del Partido por la Democracia (PPD), Carolina Toha, que ha conseguido arrebatar al candidato de la Unión Democrática Independiente (UDI), Pablo Zalaquett, la Alcaldía de Santiago, tras cuatro años de gestión municipal.

El edil ha admitido su derrota y ha felicitado a Toha. "Uno tiene que aprender a ganar y a perder. Nunca me había tocado perder, pero sabía que podía llegar este momento, aunque el cariño que les tomé a los santiaguinos es tan fuerte que siempre pensé que iba a tener un período de ocho años", ha dicho, según el diario 'La Tercera'.

Interrogado sobre las razones de su derrota en las urnas, Zalaquett ha apuntado al terremoto de 2010 y a las protestas estudiantiles, aunque ha rehusado entonar el 'mea culpa'. "Yo di lo máximo, pero Dios no quiso. Creo que Santiago quería un cambio", ha argumentado.

CAE EL ÚLTIMO BASTIÓN DEL 'PINOCHETISMO'

Además de Santiago, la derrota más sonada de la coalición gubernamental ha sido la de Providencia, hasta ahora regida por Cristián Labbé, el último representante de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

De acuerdo con los resultados oficiales, el alcalde ha perdido con el 44 por ciento de los votos frente a la candidata independiente, Josefa Errázuriz, que se ha adjudicado el 55,9 por ciento de las papeletas.

Labbé ha adelantado que no felicitará a su contrincante en las urnas. "Yo no hago nada si no me nace de dentro y no digo ninguna cosa que no sienta", ha explicado, en una rueda de prensa celebrada tras conocer los resultados de los comicios municipales.

El edil ha advertido de que "ha vencido la serpiente del paraíso" y ha responsabilizado de ello a los medios de comunicación. "Creo que deberían hacer una reflexión", ha dicho a los periodistas. "Han estado servilmente entregados a unas pautas que no son lo que ustedes creen", ha indicado.

Labbé, un ex coronel de 64 años de edad, fue agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) y ministro de Gobierno durante la dictadura militar. Se trata de uno de los últimos remanentes del régimen de Pinochet en ejercicio.

Por ello, un grupo de personas ha increpado al alcalde de Providencia cuando acudía a votar al Campus Oriente de la Universidad Católica. "Asesino", han gritado, por lo que las fuerzas de seguridad que custodiaban el colegio electoral han tenido que intervenir, sin mayores consecuencias.

MUNICIPIOS EN DISPUTA

A pesar de lo avanzado del escrutinio, la votación sigue reñida en otros dos municipios clave: el de Ñuñoa, hasta ahora gestionado por la coalición gobernante, y el de Estación Central, regido también por la alianza oficialista.

En Ñuñoa, el candidato de Renovación Nacional (RN), Pedro Sabat, se impone en estos momentos por un margen de apenas 26 votos a la aspirante del Partido Socialista (PS), Maya Fernández Allende.

Mientras que en Estación Central, el candidato de la UDI, Rodrigo Delgado, supera por 622 papeletas al aspirante del PC, Camilo Ballesteros.

BAJA PARTICIPACIÓN

En su primera comparecencia pública tras la jornada electoral, el presidente chileno, Sebastián Piñera, ha lamentado la baja participación popular, en los primeros comicios en los que el voto no es obligatorio, y lo ha interpretado como una "señal de alerta que no debe pasar desapercibida".

"Sin duda, hubiéramos querido una mayor participación", ha dicho desde el Palacio de La Moneda. "Como Gobierno vamos a hacer todos los esfuerzos, y lo mismo deben hacer los partidos políticos, para acercarnos a la ciudadanía y aumentar la participación en las próximas elecciones", ha prometido.