Actualizado 21/08/2006 20:55:50 +00:00 CET

Chile/España.- Juez chileno descubre vínculos de un ex militar con el asesinato del diplomático español Carmelo Soria

SANTIAGO, 21 Ago. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El juez chileno Alejandro Madrid descubrió que el ex secretario general del Ejército, el brigadier Jaime Lepe, está vinculado con el asesinato del ex diplomático español Carmelo Soria, ocurrido en 1976, según reveló hoy el diario 'La Nación'.

Soria, quien trabajaba en la sede de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), con sede en Santiago de Chile, fue ejecutado por la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), órgano de la represión de la dictadura de Augusto Pinochet.

Numerosos testigos han confirmado que Soria fue torturado y luego asesinado mediante el uso de un gas tóxico en una casa de represión de la DINA. Su cadáver fue lanzado en su automóvil a un canal de regadío en la zona norte de la capital chilena, para intentar presentar el asesinato como un accidente.

El crimen permanece impune, ya que fue amnistiado por la ley que dictó Pinochet en 1978 y que impidió el esclarecimiento de muchos crímenes del régimen de facto. A pesar de ello, el Estado de Chile debió indemnizar a la familia de Soria, la cual recurrió a instancias internacionales.

Los descubrimientos del juez Madrid se produjeron en el marco de otro caso, ya que el magistrado indaga el arresto, secuestro y asesinato del químico Eugenio Berríos, ex agente de la DINA que murió en Uruguay en una operación organizada por el Ejército chileno para "silenciarlo" e impedir que declarara en tribunales sobre numerosos casos de violaciones a los derechos humanos en los que estaba involucrado.

En ese marco, según publicó hoy lunes el diario ¡La Nación¡, el juez Alejandro Madrid descubrió que el hoy retirado brigadier Jaime Lepe intervino directamente en 1993 en la detención de otro militar, el ex suboficial mayor José Remigio Ríos San Martín, quien sabía que Lepe había tenido participación directa en el asesinato.

Lepe ordenó el arresto de Ríos para que modificara su declaración ante la justicia, lo que impidió el esclarecimiento del caso.

La implicación de Lepe en el crimen de Carmelo Soria le impidió ser ascendido en 1997, tras lo cual debió abandonar la carrera militar.