Actualizado 02/01/2007 20:02 CET

Chile.- La jornada laboral mínima de ocho horas aprobada por el Senado causa molestia entre los jueces del Supremo

SANTIAGO, 2 Ene. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Los jueces del Tribunal Supremo chileno expresaron hoy su molestia por la jornada laboral de ocho horas fijada por el Senado. Mientras el magistrado Alberto Chaigneau calificó la medida como "un insulto", el presidente del máximo tribunal chileno, Enrique Tapia, dijo que "a nadie le gusta" este tipo de imposiciones.

La medida fue aprobada por la Comisión de Constitución y Justicia del Senado y quedó lista para su aprobación por el Parlamento, lo cual tendrá lugar en los próximos días.

"Si a nosotros nos obligan a estar ocho horas aquí ¿a qué hora vamos a sacar los acuerdos?, o sea, no habría ningún acuerdo fuera del horario de ocho horas", manifestó el presidente del Supremo.

Asimismo, expresó que si se implementa un horario mínimo obligatorio, debería también pagarse el tiempo extraordinario que los jueces utilizan en trabajar fuera de su jornada habitual.