Actualizado 21/03/2006 16:55:20 +00:00 CET

Chile.- El juez procesa a 13 ex militares por 42 asesinatos de la Caravana de la Muerte

SANTIAGO, 21 Mar. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El juez Víctor Montiglio procesó y ordenó detener hoy a 13 ex militares como presuntos autores de 42 asesinatos cometidos en el marco de la llamada 'Caravana de la Muerte', una comisión militar que recorrió el país ejecutando a opositores tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

Los primeros procesados corresponden a los responsables de 13 asesinatos cometidos el 17 de octubre en la ciudad de Copiapó, a 807 kilómetros al norte de Santiago, identificados como el ex brigadier Patricio Díaz Araneda y los ex oficiales Ricardo Yáñez Mora, Waldo Antonio Ojeda y Marcelo Marambio Molina.

Por el caso del homicidio calificado de tres dirigentes sindicales el mismo día, el juez Montiglio procesó a los ex militares Edwin Herbstard Gálvez, Fernando Castillo Cruz, Ramón Zúñiga Ormeño y Oscar Pastén Morales.

Asimismo, por el asesinato de 26 personas en la ciudad de Calama, a 1.566 kilómetros de Santiago, ocurridos el 19 de octubre de 1973, el juez sometió a proceso como autores al ex coronel Eugenio Rivera, quien era comandante del regimiento de esa ciudada; al ex brigadier Carlos Langer, al ex mayor Carlos Minoletti Arraigada, al ex coronel Víctor Santander Véliz y al ex suboficial mayor Jerónimo Rojo.

Según el juez, los procesados participaron directamente en las ejecuciones, otros se ocuparon de los entierros clandestinos de las víctimas y, en los ochenta y por orden de las autoridades de la dictadura de Augusto Pinochet, colaboraron en el desentierro de las osamentas, las que lanzaron al mar para impedir su hallazgo.

Fuentes judiciales informaron de que los ex militares procesados ya fueron arrestados y llevados a los tribunales, donde, a esta hora, están recibiendo la notificación por parte del magistrado. Asimismo, el juez ordenó que sean trasladados al Batallón de Policía Militar.

La Caravana de la Muerte, que recorrió el país buscando y ejecutando a partidarios del derrocado gobierno democrático de Salvador Allende, es la responsable de la muerte de 75 chilenos y chilenas que perdieron la vida en fusilamientos que se llevaron a cabo sin los respectivos consejos de guerra y también debido a las torturas de las que fueron víctimas.

Este caso fue el primero por el cual el ex dictador Augusto Pinochet fue desaforado, es decir, privado de su inmunidad judicial, y procesado, en esa oportunidad por el hoy retirado juez Juan Guzmán Tapia. Sin embargo, el ex gobernante de facto fue sobreseído ya que sus abogados alegaron en la corte una "demencia subcortical leve a moderada" que le impedía enfrentar un juicio.