Chile.- Michelle Bachelet firma un proyecto de ley que reforma el sistema de pensiones chileno

Actualizado 15/12/2006 20:14:54 CET

SANTIAGO, 15 Dic. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) - La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, firmó hoy el proyecto de ley de Reforma Previsional de este país sudamericano, que de ser aprobado por el Parlamento, permitirá mejorar las condiciones de vida de los hombres y mujeres que se integran al sector pasivo, al terminar su etapa laboral.

Uno de los principales cambios radica en las pensiones solidarias, que impedirán que cualquier chileno en situación de pobreza reciba una pensión menor a los 109 euros (75 mil pesos chilenos).

La gobernante dijo que esta transformación "es de aquellas que hacen historia, y recoge el sentir de los ciudadanos de contar con una mayor seguridad en sus vidas".

"La Reforma Previsional que presentamos hoy entregará a los hombres y mujeres de Chile la seguridad de una vejez digna. Es una reforma que reconoce que todos los trabajadores, hombres y mujeres, dependientes e independientes, con contratos de trabajo permanentes o temporales, contribuyen al desarrollo de Chile", dijo Bachelet.

La presidenta aclaró que la ciudadanía es "el centro de esta reforma. Hemos pensado en cada trabajador y trabajadora, en cómo brindar mayor seguridad a ellos y sus familias, en cómo incorporar a todos y todas al sistema, cómo acabar con las discriminaciones, cómo promover el empleo y a la vez el ahorro de los jóvenes, cómo una mayor competencia en el sector se traduce en mejores condiciones para los afiliados".

"Por eso quiero decir a los ciudadanos y ciudadanas de Chile, que ésta es una gran reforma, que constituye un paso central en la construcción de un sistema de protección social que queremos, como ya decía, que acompañe y apoye a los chilenos desde la cuna hasta la vejez", dijo.

Aseguró que esta reforma premiará "el ahorro y el esfuerzo personal. Aquellos que coticen más en el sistema provisional gozarán de mejores pensiones. Y también apoya a los que se quedan atrás. El envejecimiento y el retiro del mercado laboral no pueden ser sinónimos de pobreza o de una brusca caída en las condiciones de vida".

LOS CAMBIOS

Entre otros cambios, la reforma representa una modificación estructural en los principales aspectos del sistema de pensiones y permitirá que las personas tengan ingresos más seguros durante la vejez y que estos ingresos les permitan vivir dignamente. Bachelet anunció que se entregará una Pensión Básica Solidaria a todas las personas mayores de 65 años, hayan o no cotizado en el sistema, y que pertenezcan al 60 de la población más pobre del país.

Se creará el Instituto de Previsión Social y habrá comités de participación ciudadana, que garanticen la expresión de trabajadores, pensionados y representantes del sistema.

Todas las mujeres chilenas, hayan o no ahorrado para su vejez, tendrán acceso a la Pensión Básica Solidaria; se mantendrá la edad de jubilación en 60 años y se rebajarán las primas para las cotizantes porque las mujeres trabajan menos años, jubilan antes que los hombres y viven más.

Los trabajadores independientes tendrán un proceso progresivo de cotización, con exigencias menores al comienzo, pero que, al cabo de 10 años, deberá incluir la cobertura de salud y un ahorro para la jubilación.

Los jóvenes profesionales tendrán un subsidio durante los primeros 24 meses de trabajo. Asimismo, se transparentará el mercado de los operadores del sistema de pensiones y se liberarán las posibilidades de inversión de estos fondos en el extranjero.