Chile.- Michelle Bachelet, una víctima de la dictadura que aspira a llegar a La Moneda

Actualizado 15/01/2006 9:27:40 CET

La primera ministra de Defensa de Chile y América Latina esdivorciada, madre de tres hijos, agnóstica y librepensadora

SANTIAGO, 15 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Verónica Michelle Bachelet Jeria pasó su primer mes de vida en la incubadora de un hospital. Nació el 29 de septiembre de 1951, un mes y medio antes de cumplir el período normal de gestación en el vientre materno. Según sus cercanos, ese período al inicio de su vida, en vez de debilitarla, parece haberla fortalecido para siempre, como anticipo de los duros días que debería pasar 22 años después.

Hoy, a sus 54 años, convertida en médico pediatra y especialista en temas de Defensa, divorciada y madre de tres hijos, según todas las encuestas, está muy cerca de convertirse en la primera mujer chilena en llegar a La Moneda en los comicios de mañana domingo, en los que se enfrentará, en segunda vuelta, al empresario Sebastián Piñera.

Los mismos que la vieron nacer y que pensaron que quizá no sobreviviría el haber nacido sietemesina, están ahora convencidos de que, tras las profundas dificultades a las que ha debido enfrentarse en su vida, está preparada para gobernar este país sudamericano.

ARRESTADA, TORTURADA Y EXILIADA

Michelle Bachelet fue una víctima de la dictadura. Su padre, el general de la Fuerza Aérea Alberto Bachelet, murió en 1974, a causa de las torturas que recibió de manos de sus ex compañeros de armas, quienes lo arrestaron e intentaron someterlo a un juicio militar tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973.

El general Bachelet, respetuoso de la Constitución y del Gobierno Civil, había cumplido funciones relacionadas con el racionamiento con el que el Gobierno de Salvador Allende intentó afrontar, sin éxito, la falta de alimento e insumos básicos durante su último año en La Moneda.

Después de la muerte de su padre, Michelle Bachelet, entonces una joven estudiante de Medicina que militaba en las Juventudes Socialistas, fue detenida por la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), junto a su madre, Ángela Jeria, con quien compartió durante tres meses el drama de la represión y las torturas en Villa Grimaldiy Cuatro Álamos, dos de los centros de detención y maltratos del brazo represor de la dictadura.

Gestiones de los pocos militares que conocieron a su padre permitieron que sobreviviera a las torturas y que fuera expulsada al exilio, también junto a su madre.

Vivió en Australia, donde residía su único hermano (fallecido a los 54 años, en 2003) y en la ex República Democrática Alemana. Junto a su madre y sus dos hijos mayores, regresó a Chile en 1979.

Bachelet trabajó en distintas organizaciones no gubernamentales (ONG) y en el sistema público de salud. A pesar de los duros años de la dictadura, siguió vinculada a la actividad política, en ese tiempo proscrita por Augusto Pinochet, y comenzó a especializarse en materias de Defensa, debido a la afinidad con los temas militares que, según propia confesión, le viene del ejemplo de su padre.

Su primera aparición pública ocurrió cuando, a pocos días de jurar como ministra de Sanidad del presidente Ricardo Lagos, en marzo de 2000, el gobernante le fijó un implacable plazo de tres meses par aterminar con las listas de espera en el sistema público de salud.

Así, se ganó la simpatía y la solidaridad de los chilenos. A pesar de que la meta sólo se cumplió en un 80 por ciento, Lagos no le pidió el cargo y tampoco aceptó su renuncia. Logró que, por primera vez en la historia de Chile, la atención primaria estuviera disponible sábados, domingos y días no laborales.

En 1997 fue la alumna más destacada de la Academia Nacional de Estudios Políticos y Estratégicos del Ejército de Chile, tras lo cual ganó una beca para realizar el curso de Defensa Continental en el Colegio Interamericano de Defensa, en Washington, Estados Unidos.

En enero de 2002, fue designada ministra de Defensa. La primera mujer en ocupar el cargo no sólo en Chile y en América Latina, nombramiento que causó un profundo impacto en el mundo civil, pero mucho más en el militar.

CANDIDATA CIUDADANA

Una vez más, Michelle Bachelet, se ganó la simpatía de los medios de comunicación y de los chilenos. Apareció una y otra vez revistando tropas, dialogando con los militares en las complejas negociaciones para lograr el esclarecimiento de las violaciones a los Derechos Humanos durante la dictadura y, en un invierno crudo que dejó miles de damnificados, vestida de tenida militar a bordo de un tanque 'Mowak', entregando ayuda y asistencia médica a los damnificados.

Comenzó a ser mencionada en las encuestas como una de las ministras más recordadas, popularidad que se materializó en 2004 con su elección como candidata del oficialismo para las elecciones presidenciales.

Considerada representante del socialismo progresista, agnóstica y librepensadora, ha prometido relevar el papel de las mujeres en política y gobernar para los ciudadanos y no para las cúpulas políticas.