Actualizado 22/12/2013 23:22 CET

La CoIDH pone a Chile y Perú como ejemplo

LIMA, 22 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CoIDH), Diego García Sayán, ha puesto a Chile y Perú como ejemplo para la región por resolver sus disputas territoriales a través de la Justicia internacional.

   "El hecho de que los países de América Latina estén usando el Derecho Internacional para resolver sus diferencias es una señal de salud democrática, un ejemplo en el mundo entero", ha dicho a la agencia de noticias oficial de Perú, ANDINA.

   Sayán ha indicado que, "aunque sería mejor que no hubiera ningún contencioso sobre temas limítrofes", los hay, por lo que es mejor acudir a una solución pacífica. "Esto es una diferencia cualitativa (respecto a épocas anteriores)", ha destacado.

   "Ahora (las disputas territoriales) no se ocultan, no se meten debajo de la alfombra, porque cuando existen, la única manera sana de resolverlas es buscar la solución en el Derecho, sin dejar que se acumule el resentimiento", ha subrayado.

   Interrogado sobre la ejecución del inminente fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), ha augurado que habrá cuestiones "que serán de obvia ejecución inmediata" y otras que requerirán "modificaciones legislativas o administrativas internas".

ACATARÁN EL FALLO

   Por su parte, el embajador de Perú en Santiago, Carlos Pareja, ha reiterado este domingo, también en declaraciones a ANDINA, que "ambos países están preparados para respetar el fallo de la CIJ, cualquiera que sea".

   El diplomático ha explicado que esta disputa territorial "representa un cierto escollo en la relación bilateral que será superado una vez se conozca el fallo de la CIJ".

   "El ambiente ya se está preparando desde hace tiempo. La prensa está al tanto, la población está al tanto. En ese sentido se ha trabajado muy bien", ha valorado.

FALLO INMINENTE

   El pasado 13 de diciembre, la CIJ anunció en un comunicado que a las 15.00 (hora local) del 27 de enero de 2014 su presidente, Peter Tomka, leerá el veredicto "en el caso relativo a la disputa marítima de Perú contra Chile, que será vinculante e inapelable.

   Tras conocerse la fecha en la que se dará a conocer la decisión judicial, el Gobierno de Chile manifestó que "espera con serenidad el fallo que dictará la CIJ, de acuerdo con su tradición de respeto al Derecho Internacional".

   El Gobierno de Sebastián Piñera ratificó "la política de Estado que invariablemente ha seguido el país en esta materia y continuará manteniendo las debidas coordinaciones con los poderes públicos, así como con sectores nacionales y regionales relevantes".

   Por su parte, el presidente peruano, Ollanta Humala, expresó su "confianza" en obtener una sentencia favorable. "Creemos que nuestros argumentos han sido sólidos y contundentes y esperamos que la CIJ responda a las expectativas", dijo.

   Además, la ministra de Exteriores de Perú, Eda Rivas, reiteró "el compromiso del Gobierno de acatar y ejecutar el fallo". "Siendo los dos países respetuosos del Derecho Internacional, estamos más que comprometidos", aseguró.

   Rivas confió en que, independientemente de a quién favorezca el fallo, Perú y Chile "sigan con el mismo clima de cordialidad". "Siempre pensando que esto es lo que debe llevarnos a proseguir con nuestra relación, que beneficia a ambos pueblos", insistió.

DISPUTA TERRITORIAL

   El Gobierno peruano, con Alan García al frente, presentó en 2008 una demanda ante la CIJ para recuperar el dominio de una zona de 37.500 kilómetros cuadrados de frontera marítima, ahora controlados por Chile tras la guerra del Pacífico (1879-1884), en la que Bolivia perdió su acceso al mar.

   Para Perú su frontera marítima con Chile no se encuentra definida, mientras que para su vecino sí lo está desde que ambos países suscribieron dos acuerdos a mediados del siglo pasado, los cuales Lima considera unos pactos pesqueros sin vinculación territorial.

   Santiago afirma que la demanda peruana desconoce los tratados marítimos vigentes de 1952 y 1954, los cuales para Perú son solo convenios suscritos para controlar las faenas pesqueras.