Chile.- Piñera cesa al ministro del Interior en una remodelación con la que quiere encarar "los nuevos tiempos"

Publicado 28/10/2019 17:39:25CET

"Chile cambió, el Gobierno también tiene que cambiar", explica el presidente al anunciar los relevos ministeriales

SANTIAGO, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha anunciado este lunes una remodelación del Gabinete que incluye como principal cambio el cese del ministro de Interior, Andrés Chadwick, con el objetivo de relanzar los trabajos del Ejecutivo en un momento marcado por las recientes protestas antigubernamentales.

El presidente había pedido a todo su equipo que pusiese sus cargos "a disposición" para poder acometer un cambio con el que espera aplacar los ánimos tras dos semanas de protestas sin precedentes. "Chile cambió y el Gobierno también tiene que cambiar para enfrentar estos nuevos desafíos y estos nuevos tiempos", ha anunciado desde la sede de la Presidencia.

Ha llamado a "aprender la lección" y "encauzar la fuerza y esperanza" de los ciudadanos, que "quieren construir algo mucho mejor". Piñera ha apelado a la "unidad", a la "humildad" y a la "urgencia" al tender la mano a un diálogo con el que confía en "dejar de lado cualquier tipo de violencia".

La "noble misión" que ha planteado Piñera tendrá también nuevos rostros y entre ellos no estará el de Chadwick, cuestionado por la actuación de las fuerzas de seguridad durante unas manifestaciones en las que se declaró incluso el estado de emergencia, vigente hasta este mismo lunes.

Chadwick abandona un cargo en el que le sustituirá Gonzalo Blumel Mac-Iver, hasta ahora ministro secretario general de la Presidencia. Felipe Ward, quien hasta ahora era responsable de Bienes Nacionales, sustituirá por su parte a Blumel en el puesto que deja vacante.

La remodelación se extiende al Ministerio de Hacienda, que pasa de las manos de Felipe Larrain a las de Ignacio Briones, así como a las carteras de Trabajo y de Economía, Fomento y Turismo. El Gobierno cambia también a su portavoz, puesto que pasa a ocupar Karla Rubilar, gobernadora metropolitana de Santiago, en sustitución de Cecilia Pérez, que pasa al Ministerio de Deportes.

LLAMAMIENTO A LOS DEMÓCRATAS

"Han sido días muy difíciles", ha admitido Piñera, al recordar unas protestas que, en su opinión, han sacado "también lo peor de la naturaleza humana". El presidente se ha mostrado crítico con la "brutal ola de violencia", atribuida a "pequeños grupos organizados" a los que ha responsabilizado no solo de un "inmenso daño patrimonial", sino también de "un gran daño al alma" de Chile.

Piñera ha reconocido que "lo más doloroso ha sido sin duda la pérdida de vidas humanas", en concreto 19 desde que comenzaron las protestas. El mandatario ha aprovechado su alocución para reiterar sus condolencias a los familiares y allegados de estos conocidos y llamar a "todos los demócratas" a condenar sin fisuras la violencia.

"La democracia no solo tiene el derecho, también el deber de defenderse de sus adversarios", ha subrayado Piñera, quien ha agradecido la labor de Policía, Carabineros y Fuerzas Armadas. También ha calificado de "heroicos" a los Bomberos, en particular por su constante labor para apagar los incendios registrados durante las jornadas de mayor violencia.

No obstante, ha prometido que las autoridades investigarán y juzgarán cualquier "atropello o vulneración" que haya podido cometerse durante las protestas y darán "todas las facilidades" para que el Instituto Nacional de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos y Human Rights Watch examinen la situación. "No tenemos nada que ocultar", ha remachado.

UN MENSAJE "FUERTE Y CLARO"

Piñera ha pedido al ministro de Desarrollo Social que organice un proceso de diálogo "que llegue a todas las comunas y rincones" del país, en la medida en que considera que los ciudadanos han ofrecido "un mensaje fuerte y claro" durante las movilizaciones pacíficas, en las que han planteado "legítimas demandas".

"Todos hemos escuchado y vamos a seguir escuchando el mensaje de la gente", ha añadido, en defensa de una "agenda social" que ha comenzado a perfilarse ya en los últimos días. Así, ha reiterado su compromiso para subir las pensiones, reducir el precio de los medicamentos, mejorar la "equidad territorial", reducir los sueldos de altos cargos y congelar el precio de la factura de electricidad.

Piñera ha afirmado que estas medidas "son un primer paso importante" que van a suponer "un significativo alivio" para parte de la sociedad, pero ha prometido "escuchar con mucha humildad y con un sentido de urgencia" para seguir trabajando en aras de "un Chile con mayor justicia y equidad social".

Para leer más