Publicado 17/01/2020 0:53:12 +01:00CET

Chile.- Piñera dice comprender "que los chilenos no estén contentos con lo que ha pasado" tras su caída en los sondeos

El presidente de Chile, Sebastián Piñera.
El presidente de Chile, Sebastián Piñera. - AGENCIA UNO / SEBASTIAN BELTRAN GAETE

SANTIAGO, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha asegurado este jueves que entiende "que los chilenos no estén contentos con lo que ha pasado" en el país, después de su enésima caída en las encuestas de popularidad de esta semana, en las que registró su mínimo histórico desde que asumió el cargo.

"Yo entiendo que los chilenos no estén contentos con lo que ha pasado, yo tampoco estoy contento", ha explicado Piñera, tal y como ha recogido el diario chileno 'La Tercera'.

La aprobación a su gestión presidencial cayó tres puntos respecto a la primera semana de 2020, mientras que el rechazo creció dos puntos hasta el 82 por ciento en el mismo periodo, según la última encuesta de Centro de Estudios Públicos (CEP).

"Todo lo que los chilenos nos dicen lo escuchamos con atención y nos ponemos manos a la obra para ayudar a resolver sus muchos problemas. Eso es lo que me motiva, no las encuestas", ha remarcado el presidente chileno, cuyo Gobierno tampoco se salva de los malos resultados, ya que el 80 por ciento de los encuestados desaprueba también su labor.

"Estamos cien por cien comprometidos con las prioridades de los chilenos, las prioridades de los chilenos son las prioridades de nuestro Gobierno", ha insistido Piñera a los medios de comunicación tras reunirse con la presidenta de Estonia, Kersti Kaljulaid.

La popularidad de Piñera prácticamente no ha hecho más que caer desde el inicio de las protestas, el pasado 17 de octubre. En un principio, los chilenos se manifestaron por la cuarta subida del precio del metro en pocos meses pero sus demandas crecieron hasta denunciar la desigualdad social y exigir un proceso constituyente que han conseguido.

Piñera respondió inicialmente desplegando al Ejército, si bien después pidió perdón, anunció una "agenda social" y un nuevo Gobierno para llevarla a cabo. Aunque también se resistió al cambio constitucional, acabó cediendo igualmente.