Chile.- Pinochet afirma en una carta póstuma estar orgulloso del golpe de Estado de 1973

Actualizado 24/12/2006 18:43:39 CET

SANTIAGO, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

El ex dictador chileno Augusto Pinochet asegura en una carta póstuma, publicada hoy, estar orgulloso del golpe de Estado que dirigió en 1973 contra el presidente democráticamente elegido Salvador Allende e insistió en que no hubo un plan institucional para cometer las extralimitaciones y abusos, las muertes y desapariciones que reconoce que hubo tras la implantación de su dictadura militar.

La carta, que hoy publican los diarios chilenos 'El Mercurio' y 'La Tercera', explica que derrocó al Gobierno de Allende para evitar la guerra civil. El Ejército y la sociedad chilena, explica Pinochet, debía elegir entre "una guerra civil, sin cuartel"; la "imposición de una dictadura llamada del proletariado, ideológica, marxista leninista" o "una reacción conjunta de civiles y militares para eliminar tajantemente las anteriores". "Nadie discute que la inmensa mayoría de la población se inclinaba por esta última alternativa", asegura el ex general.

"Por amor se pueden hacer muchas cosas buenas y muchas malas, acertadas y erróneas", reconoce Pinochet, pero asegura que en su corazón "no hay lugar para el odio", ya que él atendió sus obligaciones como militar, y percibió "la gravísima y compleja situación que se avecinaba mientras avanzaba la década de los sesenta". El ex dictador quiso enmarcar su golpe de Estado en el contexto de la Guerra Fría, entre los bloques liderados por la Unión Soviética y Estados Unidos, y se pregunta por qué "tantos no han querido o podido entender la extrema gravedad de la amenaza si todo el contexto nacional e internacional avalaba su existencia".

Así pues, en el golpe de Estado del 11 de septiembre 1973 "fue preciso emplear diversos procedimientos de control militar, como reclusión transitoria, exilios autorizados y fusilamientos con juicio militar". Sin embargo, asegura en la misiva póstuma "no se puede descargar con simpleza la responsabilidad de un sinnúmero de extralimitaciones porque no hubo un plan institucional para ello".

El ex dictador también aprovechó para recordar sus días de "cautiverio" en Londres, cuando permaneció detenido por orden del juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, y lamentó que su destino "es un tipo de destierro y soledad que jamás hubiera pensado, y menos deseado".

Pinochet, quien falleció el pasado 10 de diciembre en el Hospital Militar de Santiago de Chile, entregó hace dos años la carta a dirigentes de la Fundación Augusto Pinochet para que la difundieran tras su muerte. En la misma no se hace mención alguna a los 27 millones de dólares que constituyen su fortuna y que mantuvo ocultos durante años. Este dinero era motivo de una investigación judicial en Chile, donde también tenía otras tres causas abiertas por presuntas violaciones de los Derechos Humanos por las que nunca se le llegó a condenar.

La represión del régimen militar de extrema derecha instaurado tras derrocar a Allende y que duró de 1973 a 1990 se cobró la vida de 3.197 personas, 1.200 de las cuales permanecen aún desaparecidas y cuyos cuerpos aún no se han podido localizar.