Chile.- Sebastián Piñera, el empresario que quiere llegar a La Moneda

Actualizado 15/01/2006 9:28:50 CET

Dueño de Lan Chile, de un canal de TV y de diversas compañías, tiene un patrimonio estimado en más de 2.500 millones de euros

SANTIAGO, 15 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El 11 de septiembre de 1973, Sebastián Piñera Echenique asistió temprano a su primer día de clases del Doctorado en Economía que iniciaba en la Universidad de Harvard, Estados Unidos. Cuando el profesor Kenneth Arrow, más tarde Premio Nobel de Economía, supo que tenía un alumno sudamericano, se acercó y le dijo "¿Usted es el chileno? Hubo un golpe de Estado en su país".

Tras la noticia, quien hoy es un destacado empresario de 56 años y uno de los hombres más ricos de Chile, corrió a su residencia estudiantil, donde vio por televisión los detalles del quiebre institucional que se prolongó durante 17 años.

Metódico, estudioso, riguroso y constante, Piñera dedicó los años más duros del régimen de facto a estudiar, a perfeccionarse, a impartir clases en dos universidades chilenas y en Harvard, y a formar empresas: una de ellas trajo a Chile la tecnología de las tarjetas de crédito, que revolucionaron el sistema financiero local.

Más tarde, tras apoyar el 'no' en el plebiscito de 1988, que obligó al ex dictador Augusto Pinochet a convocar elecciones democráticas, Piñera fue electo senador por su partido político, Renovación Nacional (RN), colectividad de centro derecha que integra, junto a la Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido de los pinochetistas, la Alianza por Chile, coalición que mañana se jugará su oportunidad de terminar con 16 años de Gobierno de la Concertación de Partidos de la Democracia.

La Alianza espera también cosechar el desgaste del oficialismo y el descontento de los chilenos que reclaman por los muchos problemas pendientes que, especialmente en el área del empleo y pobreza, dejará la administración de Ricardo Lagos.

Casado, padre de cuatro hijos, nació el 1 de diciembre de 1949 y se confiesa católico observante. Es hijo de un padre diplomático que representó a Chile en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y que fue uno de los fundadores de la Democracia Cristiana (DC), partido al cual ha hecho públicos llamamientos para contar con su apoyo en las urnas, a pesar de que esta colectividad integra la coalición del oficialismo.

Hoy, es dueño de Lan Chile, la aerolínea más grande de este país y la mejor evaluada de Latinoamérica, de un canal de televisión y de una decena de otras empresas. Cuenta con un patrimonio de 2.500 millones de euros (3 mil millones de dólares).

LA EMPRESA MÁS DIFÍCIL

El propio Piñera ha dicho que si bien ha formado muchas compañías, aspirar a ocupar la Presidencia de la República ha sido su tarea más compleja, tanto en términos personales como políticos.

No obstante, como todo lo que ha emprendido en sus 56 años, esta carrera a La Moneda le ha significado varios récord: logró en ocho meses de campaña lo que el ex alcalde de Santiago Joaquín Lavín no pudo hacer en seis años y mañana domingo se enfrentará a la médico socialista Michelle Bachelet, abanderada del oficialismo, en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, tras lograr el segundo lugar en los comicios iniciales del pasado 11 de diciembre.

Piñera se autodefine y es calificado por su círculo cercano como unrealizador y un trabajador obsesivo. No sólo quiere --y ha prometido-- crear un millón de puestos de trabajo durante su mandato, sino que quiere pagar una jubilación a las amas de casa, revitalizar las pequeñas y medianas empresas, trabajar por la clase media "postergada".

CUESTIONADO

Piñera, que obligó a su coalición política a ir con dos candidatos en la primera vuelta del pasado 11 de diciembre, es criticado dentro y fuera de su coalición.

En su tienda, se le acusa de haber impedido el triunfo en diciembre y de haber impuesto una candidatura que no contaba con el respaldo de todos quienes votan por la derecha en Chile, que son, según los últimos resultados electorales, prácticamente la mitad de los 8,2 millones de inscritos en los registros para sufragar.

También se le critica por su acomodada situación económica y se le acusa de haber utilizado su fortuna para lograr más notoriedad que Joaquín Lavín.

Lo cierto es que Piñera no es un hombre querido dentro de las filas de la derecha. Su voto en contra de Pinochet en el plebiscito de 1988 y sus innumerables pugnas con los líderes históricos del sector, lo fueron alejando de las cúpulas directivas.

Mientras no fue candidato, despertaba ciertas simpatías en el oficialismo. Mal que mal, votó "No" en 1988 y es un representante dela derecha menos "dura" y más cercana al centro, alejada y críticadel régimen de Pinochet.

En estos últimos días ha dicho que no se enfrenta a una candidata, sino a todo un Gobierno que ha puesto el aparato estatal a favor de suabanderada, pero que aún así ganará.