Chile/Uruguay.- Ex militares uruguayos se oponen a la extradición a Chile de tres implicados en la muerte de un represor

Actualizado 29/03/2006 21:07:02 CET

SANTIAGO, 29 Mar. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El Centro Militar y el Círculo Militar de Uruguay, que reúne a ex miembros de las Fuerzas Armadas de ese país, expresaron su oposición a la extradición de tres de sus miembros como implicados en el secuestro y asesinato de un ex agente de represión chilena, según infomaron hoy medios en Montevideo.

Los ex uniformados dieron a conocer un comunicado en el que aseguran que el traslado de los mencionados militares a Chile para ser juzgados por los tribunales de Santiago, es un hecho que "daña

irreversiblemente la soberanía nacional".

El reclamo se refiere a la decisión adoptada el pasado 23 de marzo

por el Supremo de Uruguay, la que autorizó la extradición a Chile de tres militares, dos en servicio activo y uno retirado, involucrados en el asesinato en químico farmacéutico chileno Eugenio Berríos.

Berríos, secuestrado en 1991 y cuyos restos óseos aparecieron en una playa de Montevideo en 1995, era un ex agente de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), el órgano represivo de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El ex agente, vinculado a varios casos de violaciones de Derechos Humanos, estaba implicado en el asesinato del diplomático español Carmelo Soria (1976) y en la muerte aún no esclarecida del ex

presidente chileno Eduardo Frei Ruiz-Tagle (1982).

Berríos, que fabricaba productos químicos como gas sarín en las torturas de las víctimas de la dictadura, había expresado su deseo de concurrir a las innumerables citaciones de los tribunales chilenos para declarar en las causas en las que estaba involucrado.

En 1991 fue secuestrado por militares chilenos que lo trasladaron a Uruguay, donde fue custodiado por los militares Waldemar Sarli y Eduardo Radaelli, quienes están en servicio activo, y del coronel ya retirado Tomás Casella, respecto de quienes la justicia uruguaya autorizó su extradición a Chile, cuyos tribunales los buscan bajo los cargos de "asociación ilícita" y "secuestro" de Berríos.

Los militares que firmaron la declaración anunciaron que pedirán una audiencia al Presidente Tabaré Vázquez, para que evite las

extradiciones, las que, a su juicio, ponen en riesgo "la paz" entre

Chile y Uruguay.

"Esta decisión de la Suprema Corte de Justicia podría inscribirse en una escalada de un proceso de deterioro institucional que compromete la existencia misma de nuestras Fuerzas Armadas, exponiendo a riesgo la paz pública y la seguridad de nuestro Estado Nación", dijo el Centro Militar y del Círculo Militar.