Publicado 07/08/2020 22:00CET

China/Canadá.- Un tribunal de China condena a muerte a otro canadiense por tráfico de drogas

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de China ha condenado a muerte este viernes a un ciudadano canadiense por fabricar y traficar con drogas, el segundo hombre del país norteamericano en ser sentenciado en dos días por esta causa en el gigante asiático.

Según las informaciones recogidas por la prensa canadiense, un tribunal de la provincia de Cantón (sureste) ha condenado a Ye Jianhui, si bien el proceso está sujeto a apelación. El jueves fue condenado a muerte el ciudadano canadiense Xu Weihong.

Por otra parte, los también canadienses Robert Schellenberg y Fan Wei fueron sentenciados a muerte por tráfico de drogas en diciembre de 2018 y abril de 2019, respectivamente.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Canadá, Angela Savard, ha expresado este viernes la "profunda preocupación" de Ottawa por estas sentencias y ha pedido "clemencia" para todos los canadienses condenados, tal y como ha recogido la agencia alemana de noticias DPA.

Las sentencias llegan en el marco de un aumento de la tensión entre los dos países, especialmente a raíz de la detención de la directora financiera del gigante tecnológico Huawei, Meng Wanzhou, en la ciudad de Vancouver a finales de 2018.

El arresto de Meng el 1 de diciembre de 2018 supuso un punto de inflexión en las relaciones de China con Estados Unidos y Canadá. Pekín ha rechazado los cargos y ha reiterado que la que es, además, hija del fundador de la compañía está siendo víctima de una persecución política.

Su caso emergió en un momento de creciente tensión comercial entre Estados Unidos y China, donde Washington ha instigado un intenso debate sobre la posibilidad de permitir al gigante de las telecomunicaciones formar parte de las redes de 5G que se están desarrollando en todo el mundo.

Las autoridades chinas detuvieron también a los canadienses Michael Kovrig y Michael Spavor por presunto espionaje, un movimiento que ha sido percibido como una represalia por el arresto de Meng. Además, Pekín ha impuesto restricciones sobre exportaciones canadienses, como el aceite de colza.