China.- Comienzan de nuevo los enfrentamientos entre Policía y manifestantes en Hong Kong tras una semana de calma

Publicado 01/12/2019 10:33:57CET

MADRID, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Policía y grupos de manifestantes de Hong Kong han reanudado las hostilidades tras una semana de calma después de la victoria de la oposición prodemocrática en las elecciones locales del pasado fin de semana, consideradas un "plebiscito" contra la influencia de China sobre la independencia judicial del territorio.

Las escaramuzas han comenzado durante una de las tres marchas programadas para hoy, y que pretendía dirigirse al consulado de Estados Unidos para expresar su agradecimiento al país norteamericano después de que su presidente, Donald Trump, asegurara la semana pasada que había impedido la intervención militar china en el territorio.

Otra de las marchas, bajo el lema "Para que no olvidemos", ha sido convocada para conservar el ímpetu del movimiento de protesta que comenzó en marzo de este año con marchas pacíficas que acabaron degenerando en junio a enfrentamientos habituales con la Policía.

En el epicentro se encuentra la suspendida ley de extradición de detenidos a China, una normativa que vulnera, en opinión de los críticos, los derechos de los detenidos y la integridad jurídica del territorio, estipulada en los términos de la devolución a China en 1997 de manos británicas.

No obstante, la mayor parte de los manifestantes se han congregado para protestar contra la represión policial, como los 200 asistentes de la concentración matutina en el centro de la ciudad. La mayoría ha acudido con máscaras quirúrgicas y globos amarillos, con la consigna "No más gases lacrimógenos" y "Disolver la fuerza policial".

Aunque las marchas han sido autorizadas por la Policía, las fuerzas de seguridad han precisado que los enfrentamientos ocurrieron después de que los asistentes abandonaran el trayecto estipulado, algo de lo que fueron previamente advertidos.

La Policía acabó disparando dos salvas de gas lacrimógeno alrededor de las 16.45 en Salisbury Road, cerca del Museo del Espacio, después de que algunas personas les arrojaran objetos, como botellas de agua, según informan testigos del 'South China Morning Post'.

Contador