Publicado 16/09/2019 05:22CET

China.- HRW insta al Gobierno de China a reunir inmediatamente a los menores separados de sus familias en Xinjiang

MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha instado este lunes al Gobierno de China a reunir de forma inmediata a aquellos menores que han sido separados de sus familias y que se encuentran en instituciones de "bienestar infantil" e internados de la región de Xinjiang, ubicada en el extremo noroccidental del país.

En un comunicado, la organización ha denunciado que, bajo la campaña contra el terrorismo, las autoridades chinas han detenido "innecesariamente" a cerca de 1 millón de uigures y túrquicos musulmanes desde 2017. Muchos de ellos se encuentran en campos y centros de entrenamiento para ser "reeducados", mientras que otros están encarcelados.

HRW ha alertado de que el Gobierno chino ha internado a un gran número de niños cuyos padres se encuentran detenidos o en el exilio sin contar con su consentimiento y sin que estos tengan acceso a sus hijos.

"La separación forzada de niños por parte del Gobierno chino es probablemente el elemento más cruel de la represión que se vive en Xinjiang", ha manifestado la directora de HRW para China, Sophie Richardson.

"Los niños deberían volver inmediatamente con sus familiares en China o debería permitírseles salir del país para reunirse con sus padres fuera", ha sostenido.

Muchos túrquicos musulmanes que han abandonado el país han perdido todo el contacto que tenían con sus familias en Xinjiang. La base de datos 'Víctimas de Xinjiang' recoge cerca de 5.000 personas, incluidos 100 niños, que han sido detenidas, se encuentran en centros de entrenamiento o están siendo sometidas a restricciones de movimiento.

El Gobierno local insertó en 2018 en sus leyes contra el extremismo nuevas cláusulas que prescriben el uso de "centros de entrenamiento" para "educar y transformar" a quienes se hayan visto influenciados por ideas radicales.

Xinjiang es una región semiautónoma de China donde los uigures, una etnia de fe musulmana, son mayoría frente a los han, que copan los demás territorios del gigante asiático. Los uigures denuncian que son víctimas de discriminación, mientras que las autoridades chinas les vinculan a la insurgencia islamista.

"Los gobiernos deben hablar contra este sufrimiento insoportable que las autoridades infringen en las familias como parte de una campaña de represión en Xinjiang", ha aseverado Richardson, que ha insistido en que "deben dejar claro que la reunificación familiar es un derecho humano fundamental".