Publicado 08/06/2020 10:53CET

China.- Japón recalca la importancia del principio 'un país, dos sistemas' para preservar la democracia en Hong Kong

China.- Japón recalca la importancia del principio 'un país, dos sistemas' para
China.- Japón recalca la importancia del principio 'un país, dos sistemas' para - -/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ha recalcado este lunes la importancia de tomar medidas que respalden el principio 'un país, dos sistemas' para preservar la autonomía, democracia y estabilidad de Hong Kong.

Abe ha expresado así su "profunda preocupación" por la aprobación por parte de China de una ley de seguridad nacional sobre Hong Kong que, según sus detractores, mermará las libertades y derechos de la población de la región administrativa especial china.

Sus palabras han tenido lugar después de que la agencia de noticias Kiodo informara de que Tokio se habría negado, al menos por el momento, a firmar un comunicado conjunto con Reino Unido y Estados Unidos, entre otros países, para rechazar oficialmente la decisión tomada por el gigante asiático.

No obstante, el primer ministro nipón ha afirmado ante el Parlamento que Japón está preocupado: "Hong Kong es un aliado extremadamente importante en términos económicos y sociales, y es importante que el principio 'un país, dos sistemas' se mantenga para que las cosas avancen de forma democrática".

Las autoridades japonesas ya habían hecho saltar las alarmas a finales de mayo tras conocer la decisión de Pekín, por lo que convocaron al embajador de China en el país para trasladarle la postura del Gobierno de Abe.

Fuentes cercanas al asunto han indicado que Japón habría decidido no unirse al comunicado debido, en gran medida, a su interés en centrarse en el G7, según informaciones de la cadena CNA.

La ley de seguridad nacional, que se ha topado con dudas y críticas por parte de opositores y activistas en la antigua colonia británica, podría poner en peligro, según las autoridades japonesas, la "autonomía especial de la que goza Hong Kong y sus libertades".

El texto criminaliza la sedición, la traición, el separatismo y la injerencia extranjera y podría derivar, por primera vez, en la apertura de oficinas de agencias de seguridad chinas en Hong Kong. La reforma, introducida como anexo en la Ley Básica --considerada la Constitución hongkonesa-- no requiere del visto bueno del Parlamento local.