Publicado 08/03/2021 12:34CET

China.- La jefa de Gobierno de Hong Kong aplaude el plan de Pekín para que gobiernen los "patriotas" y niega una "purga"

Archivo - La jefa de Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam
Archivo - La jefa de Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam - LUI SIU WAI / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

La jefa de Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, ha aplaudido este lunes el plan de las autoridades chinas para que sean los "patriotas" los que estén al frente del Ejecutivo de la región administrativa especial china y ha negado así que exista una intención de "purgar" la oposición desde Pekín.

Sus palabras han tenido lugar después de que el Parlamento comenzara a debatir una ley de reforma electoral que supone un aumento del control del oficialismo sobre Hong Kong con vistas a unas aplazadas elecciones legislativas que, de seguir este derrotero burocrático, podrían no ocurrir hasta 2022.

En este sentido, el Gobierno ha recalcado que la idea que es "solo los patriotas" puedan presentarse a los comicios, según informaciones de la emisora RTHK.

Las voces críticas, sin embargo, han asegurado que estas medidas demolerán la oposición y garantizarán que únicamente lleguen al Consejo Legislativos los seguidores del Gobierno, un argumento que Lam ha rechazado.

"Las mejoras del sistema electoral no están diseñadas para favorecer a una parte, están diseñadas para garantizar que cualquiera que esté al frente de Hong Kong sea patriótico", ha manifestado en una rueda de prensa.

Para ella, esta decisión es "necesaria, legal y constitucional", por lo que el liderazgo desde Pekín se hace "incuestionable". Las autoridades chinas, por su parte han prometido que Hong Kong mantendrá su autonomía y libertades.

Las elecciones en cuestión fueron suspendidas el pasado verano por motivos de salud pública dada la pandemia de coronavirus, según las autoridades hongkonesas.

La oposición, por contra, señaló que ese motivo no era más que una excusa para suprimir las voces críticas en el territorio, al haber sido decidida en virtud de la Ley de Seguridad Nacional promulgada desde Pekín y diseñada específicamente para combatir una disidencia que las autoridades chinas entienden como artificial y fomentada por intereses extranjeros para desestabilizar el país.

En este sentido, Lam ha matizado que aún no es posible garantizar que las elecciones se celebren este año. "No podemos decir si se celebrarán en septiembre", ha indicado.

Ahora, según fuentes del 'South China Morning Post', la reforma electoral que ultima el Partido Comunista de China abre la puerta a un nuevo modelo en el que los candidatos deberán obtener el respaldo de un comité de representantes de Pekín, lo que dificultará enormemente la entrada en la carrera electoral de políticos opositores.