Publicado 06/07/2020 16:22CET

China.- En libertad bajo fianza tres influyentes activistas prodemocracia en Hong Kong

China.- En libertad bajo fianza tres influyentes activistas prodemocracia en Hon
China.- En libertad bajo fianza tres influyentes activistas prodemocracia en Hon - Keith Tsuji/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Justicia de Hong Kong ha puesto este lunes en libertad bajo fianza a tres prominentes activistas prodemocracia que fueron detenidos en el marco de las fuertes protestas registradas en junio de 2019.

A su salida de los juzgados, Agnes Chow, Joshua Wong e Ivan Lam han confirmado que permanecerán en libertad bajo fianza hasta el próximo 5 de agosto. Si bien Chow se ha declarado culpable de los cargos presentados en su contra, Wong y Lam han asegurado que no incitaron en modo alguno a participar en una marcha organizada sin autorización previa.

Chow, por su parte, ha admitido haber incitado a otros a unirse a la marcha que llevó a una multitud frente a una comisaría de Wan Chai el 21 de junio de 2019, según informaciones de la emisora RTHK. Las vistas sobre el caso continuarán el mes de agosto, fecha en que la Justicia prevé emitir un veredicto contra Chow y revisar los casos de Wong y Lam.

En declaraciones a los medios de comunicación a su salida de los juzgados, Wong ha alertado de que la persecución política forma parte ahora del día a día en Hong Kong. "Más de 1.600 hongkoneses han sido imputados y otros 10.000 fueron detenidos el verano pasado. Es un momento difícil para nosotros, pero no es el momento de rendirse", ha dicho, según ha recogido la agencia de noticias DPA.

Su puesta en libertad bajo fianza se produce tan una solo semana después de la entrada en vigor de la nueva ley de seguridad nacional de Hong Kong, que enumera cuatro categorías de delitos: secesión, subversión, terrorismo y colusión con un país extranjero o elementos externos para poner en peligro la seguridad nacional. La pena máxima para cada delito es la cadena perpetua aunque la sentencia sugerida para algunos delitos menores es de tres años de prisión.

La falta de definición en estos casos "complicados", teme la ONU, podría desembocar en una "interpretación discriminatoria o arbitraria de la ley, lo que a su vez podría afectar gravemente a la protección de los Derechos Humanos".