Publicado 22/10/2021 05:53CET

China.- Más de 40 países condenan las "violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos" contra los uigures en China

Archivo - 22 April 2021, United Kingdom, London: Rahima Mahmut, founder of Stop Uyghur Genocide, speaks during a demonstration at Parliament Square, which is being held ahead of a House of Commons debate, bought by backbench MP Nus Ghani, on whether Uyghu
Archivo - 22 April 2021, United Kingdom, London: Rahima Mahmut, founder of Stop Uyghur Genocide, speaks during a demonstration at Parliament Square, which is being held ahead of a House of Commons debate, bought by backbench MP Nus Ghani, on whether Uyghu - Yui Mok/PA Wire/dpa - Archivo

NUEVA YORK, 22 Oct. (DPA/EP) -

Una declaración firmada por 43 países ha condenado las "violaciones sistemáticos de los Derechos Humanos" cometidas por las autoridades de China contra los musulmanes uigures y otras minorías en la provincia china de Xinjiang.

"Hay violaciones generalizadas y sistemáticas de los Derechos Humanos, tortura, esterilización forzada, violencia sexual y separación", recoge la declaración, leída por el embajador francés en la ONU, Nicolas De Riviere.

Asimismo, indica que Pekín debe permitir a los observadores de las Naciones Unidas el acceso "sin trabas" a las zonas afectadas.

El documento ha sido respaldado por 43 países, entre ellos Estados Unidos, Canadá, Japón o Turquía, en un comité de derechos humanos de la Asamblea General de la ONU.

Los diplomáticos han denunciado que China ha ejercido una enorme presión sobre algunos Estados para que no se adhieran a la declaración, con "amenazas" a los países más pobres que reciben apoyo de las misiones locales de la ONU.

La semana pasada, la misión política de Naciones Unidas en Haití se prorrogó sólo tras difíciles negociaciones. En un principio, China indicó que vetaría la resolución para ampliar el mandato de la misión. Así, a diferencia de una declaración similar del año pasado con 39 firmantes, Haití no ha apoyado el documento este jueves.

Expertos y organizaciones de derechos humanos estiman que hasta un millón de uigures, kazajos, hui y otros miembros de minorías musulmanas de la región autónoma de Xinjiang han sido internados en lo que Pekín llama "campos de reeducación".

Los expertos afirman que los campos se utilizan para alinear a los uigures con el Partido Comunista, y para obligarlos a realizar trabajos forzados.