Publicado 07/01/2021 09:33CET

China.- La ONU muestra su "preocupación" por la detención de cerca de 50 activistas y exdiputados en Hong Kong

Policía antidisturbios durante una manifestación en Hong Kong.
Policía antidisturbios durante una manifestación en Hong Kong. - Liau Chung-Ren/ZUMA Wire/dpa - Archivo

EEUU anuncia que su representante especial ante la ONU viajará a Taiwán

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha expresado este jueves su "profunda preocupación" por la detención de cerca de medio centenar de activistas y antiguos diputados del Consejo Legislativo de Hong Kong medio centenar de activistas y antiguos diputados del Consejo Legislativo de Hong Kong y ha reclamado a China que "garantice el derecho a la libertad de expresión".

La portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Liz Throssell, ha criticado los arrestos y ha reclamado la "liberación inmediata" de los detenidos, al tiempo que ha manifestado que "son las últimas de una serie de detenciones relacionadas con el ejercicio de las libertades fundamentales en Hong Kong".

"Estos arrestos indican que, como se temía, el delito de subversión bajo la Ley de Seguridad Nacional está siendo usado para detener a personas por ejercer sus derechos legítimos a participar en la vida política y pública", ha manifestado, antes de recordar que la oficina encabezada por Michelle Bachelet advirtió de que esta legislación era "vaga y exvesivamente amplia".

Por ello, Throssell ha destacado que "el ejercicio del derecho a participar en la conducta de los asuntos públicos, de forma directa o a través de representantes elegidos libremente, es un derecho fundamental protegido por el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos".

"Pedimos a las autoridades que respeten sus obligaciones bajo el pacto y que eviten usar la Ley de Seguridad Nacional para suprimir los derechos a la libertad de expresión, asamblea pacífica y asociación", ha reseñado, al tiempo que ha reclamado a las autoridades que "permitan a los periodistas y medios ejercer de forma total y libre sus funciones legítimas".

A las críticas se ha sumado el Gobierno de Estados Unidos, por boca del secretario de Estado, Mike Pompeo, quien ha dicho que los arrestos son "indignantes" y "un recordatorio del desprecio del Partido Comunista de China (PCCh) por su propio pueblo y el Estado de Derecho".

"Los arrestados no son culpables de otra cosa que de ejercer los derechos democráticos que se les prometieron por tratado y que se les deben en virtud de su humanidad. Deben ser liberados de forma inmediata y sin condiciones", ha añadido, según un comunicado publicado por el Departamento.

"OPRESIÓN COMUNISTA"

En este sentido, ha hecho hincapié en que "Estados Unidos no permanecerá inmóvil mientras el pueblo de Hong Kong sufre bajo la opresión comunista" y ha adelantado que Washington "considerará sanciones y otras restricciones contra todos los individuos o entidades implicadas en llevar a cabo este asalto contra el pueblo de Hong Kong".

Pompeo se ha mostrado además "consternado" por las informaciones sobre la detención de un estadounidense durante "esta campaña de represión política". "Déjenme ser claro: Estados Unidos no tolerará la detención arbitraria o acoso a ciudadanos estadounidenses", ha puntualizado.

Por último, ha reiterado que el país norteamericano "apoya al pueblo de Hong Kong y a todos los que anelan libertad" y ha anunciado que la representante especial estadounidense ante Naciones Unidas, Kelly Craft, viajará próximamente a Taiwán, que ha descrito como "una democracia vibrante que ha florecido pese a los intentos del PCCh de socavar su gran éxito". "Taiwán demuestra lo que una China libre puede lograr", ha remachado.

Las detenciones tuvieron lugar el miércoles en la mayor operación bajo la controvertida Ley de Seguridad Nacional impuesta por China. La mayoría de los detenidos han sido acusados de haber organizado o participado en julio en las primarias para elegir a los candidatos al Parlamento en los frustrados comicios de septiembre.

Más de 600.000 hongkoneses acudieron a las urnas convocadas por el movimiento político pro-democracia en julio de 2020, consideradas ilegales por las autoridades, cuyos resultados servirían para elegir a los candidatos a las elecciones del Consejo Legislativo de septiembre que finalmente fueron aplazadas con motivo de la crisis de la pandemia.

El objetivo de estas primarias era obtener una mayoría de 35 escaños o más para las elecciones de septiembre, con la que poder vetar los presupuestos del Gobierno de Hong Kong, quien las calificó de ilegales e incapacitó a doce de los candidatos, entre ellos al mediático activista Joshua Wong, en prisión preventiva desde el pasado mes de noviembre tras declararse culpable por participar en las protestas no autorizadas frente a una comisaría de Policía en junio de 2019.

Los actos de subversión están castigados bajo la Ley de Seguridad Nacional con penas de prisión que van desde los diez años hasta la cadena perpetua. Hasta el momento unas 40 personas habían sido detenidas por violar esta legislación, cuatro de las cuales han sido ya condenadas, entre ellas el magnate de los medios de comunicación Jimmy Lai.