Publicado 10/06/2020 07:48CET

China.- La Policía de Hong Kong usa pistolas con bolas de pimienta y gas para dispersar una manifestación

1st Anniversary of Hong Kong march against the extradition bill
1st Anniversary of Hong Kong march against the extradition bill - Tang Yan/SOPA Images via ZUMA Wi / DPA

Hay más de 50 detenidos

MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Policía ha usado la madrugada de este martes pistolas cargadas con bolas de pimienta y spray pimienta para dispersar una manifestación que ha coincidido con el aniversario del movimiento que surgió a raíz de un proyecto de ley que habría permitido la extradición de sospechosos requeridos desde Pekín.

Según ha explicado la Policía en un comunicado difundido en su web, un "gran grupo" de manifestantes se ha reunido durante la noche del martes en el centro de Hong Kong, donde "han bloqueado carreteras repetidamente y se han comportado de manera desordenada".

Después, "han construido barricadas con diversos objetos en Des Voeux Road y Ice House Street, paralizando el tráfico", ha agregado la Policía, que ha informado de que ha utilizado "medidas de dispersión" y ha ordenado a los manifestantes que abandonaran las calzadas.

Al negarse, la Policía ha hecho uso de pistolas de bolas de pimienta y spray pimienta. Además ha detenido a 53 personas, 36 hombres y 17 mujeres, aduciendo participación en asambleas no autorizadas.

El 9 de junio de 2019, cerca de un millón de personas se manifestaron por las calles de Hong Kong para mostrar su rechazo a la ley de extradición que impulsaba entonces el Gobierno regional y que habría permitido la entrega de sospechosos a las autoridades de la China continental.

Las protestas se han repetido un año después, a pesar de que la Policía ha advertido a los asistentes de que estaban participando en una concentración no autorizada y que, por tanto, podían ser condenados a penas de hasta cinco años de cárcel.

Las manifestaciones de 2019, autorizadas por la Policía, permitieron a cientos de miles de personas protestar de manera pacífica contra las autoridades y en 2020 todavía no han llegado a repetirse, con la excepción de una movilización celebrada el 1 de enero y que fue dispersada prematuramente por la Policía después de que algunos agentes acusaran a los participantes de vandalismo.

Algunos manifestantes han vuelto a las calles en las últimas semanas en respuesta a la decisión del Gobierno de Pekín de imponer una ley de Seguridad Nacional en Hong Kong, una norma que ha sido ampliamente interpretada como una amenaza a la autonomía de la antigua colonia británica, que se rige por el principio 'Un país, dos sistemas' desde que Reino Unido cedió su soberanía a Pekín en 1997.

El paquete de medidas de la Ley de Seguridad, redactado exclusivamente en la China continental, será aprobado por la líder del Ejecutivo de Hong Kong como pronto en julio.

La líder del Gobierno de Hong Kong, Carrie Lam, ha prometido que apoyará la norma impulsada por Pekín y ha afirmado que todos los hongkoneses, incluido su Gobierno, tienen que "aprender la lección" de lo sucedido en 2019.