Publicado 04/06/2021 19:12CET

China.- Las primeras horas de vigilia no autorizada en Hong Kong se saldan con al menos seis detenidos

04 June 2021, China, Hong Kong: People take part in a vigil outside Victoria Park to mark the 32nd anniversary of China's 1989 Tiananmen Square massacre. The vigil got banned by the authorities due to the coronavirus pandemic. Photo: Liau Chung-Ren/ZUMA W
04 June 2021, China, Hong Kong: People take part in a vigil outside Victoria Park to mark the 32nd anniversary of China's 1989 Tiananmen Square massacre. The vigil got banned by the authorities due to the coronavirus pandemic. Photo: Liau Chung-Ren/ZUMA W - Liau Chung-Ren/ZUMA Wire/dpa

Cientos de personas desafían las prohibiciones con concentraciones esporádicas por todo el territorio

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

Al menos seis personas han sido detenidas y una docena han sido multadas en Hong Kong durante las primeras horas de la vigilia no autorizada que conmemora el 32 aniversario de la masacre de Tiananmen, marcadas por la aparición de concentraciones puntuales en diferentes puntos del territorio para esquivar en la medida de lo posible los términos de las restricciones.

Las autoridades del país decidieron, por orden de Pekín, suspender esta tradicional vigilia por segundo año consecutivo tras alegar que las concentraciones suponían un riesgo para la seguridad de la población a causa de la pandemia de coronavirus.

Los organizadores, por contra, denuncian que el Gobierno hongkonés está actuando de nuevo al servicio de las autoridades de Pekín para restringir lo que entienden como un evento empleado para manifestar su oposición al Gobierno chino, habida cuenta de que el territorio lleva 37 días, contando este viernes, sin constatar casos de transmisión local del coronavirus.

A pesar de las restricciones, cientos de hongkoneses han salido a las calles vestidos de negro o con velas encendidas en las manos para recordar a las víctimas de Tiananmen, siempre en zonas lejos de las restringidas por las autoridades, como el gran parque de Victoria Park.

Aproximadamente 7.000 policías adicionales se han desplegado en varios puntos del territorio para contener cualquier atisbo de concentración. Se tiene constancia de algunos incidentes en la zona de Causeway Bay, donde las fuerzas de seguridad han desplegado la bandera violeta que avisa a los manifestantes de inminentes cargas policiales.

La Policía también está pendiente de la evolución de una concentración de unas 50 personas que han decidido formar una cadena humana con las linternas de sus móviles encendidas en la zona de los grandes almacenes Sogo, a poca distancia del parque.

La Iglesia Católica de Hong Kong ha decidido organizar servicios vespertinos especiales donde los asistentes pueden rezar por las víctimas de la masacre de Tiananmen, como el que ha tenido lugar en la iglesia de San Andrés en Hang Hau, donde alrededor de 200 asientos estaban ocupados a las 19.00, una hora antes de la misa, lo que llevó a los responsables de la iglesia a rechazar a docenas de fieles.

Hasta las 22.00, hora local, al menos seis personas, de 20 a 75 años, han sido arrestadas bajo sospecha de incitar a otros a participar en una asamblea no autorizada, asalto ordinario, alteración del orden público en un lugar público y obstrucción a la Policía, según han informado las autoridades en un comunicado recogido por el 'South China Morning Post'.

Otras doce personas han sido multadas por desobedecer la prohibición de las reuniones públicas de más de cuatro personas, una de las medidas más duras dentro del reglamento de contención contra el coronavirus.

La gran incógnita consiste en saber si las autoridades integrarán cualquier expresión de condolencias en el polémico marco que impone la llamada Ley de Seguridad Nacional, una ley promulgada a finales de junio del año pasado por las autoridades de Pekín y que "prohíbe los actos de subversión, secesión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras".

Esta ley todavía no existía en la vigilia prohibida del año pasado, cuando miles de personas se presentaron de todos modos y, aunque la Policía adoptó un enfoque tolerante con las reuniones no autorizadas alrededor del parque, 26 activistas acabaron arrestados más tarde por delito de reunión ilegal.

La brutal represión de las protestas de estudiantes y trabajadores que tuvieron lugar en la plaza de Tiananmen entre abril y junio de 1989 sigue siendo un tema tabú en China, entre otras cosas porque las demandas que se plantearon entonces aún siguen sin respuesta por parte de las autoridades chinas.

El detonante de aquellas protestas fue la muerte fulminante durante una reunión del Partido Comunista Chino (PCCh) de su ex secretario general Hu Yaobang, que capitaneó la reforma de los años 80 pero fue obligado a dimitir por el líder 'de facto' del gigante asiático, Deng Xiaoping, por su fracaso a la hora de contener las revueltas estudiantiles de 1987.

La masacre quedó documentada por la prensa internacional, que esos días estaba en China para cubrir la visita del líder soviético Mijail Gorbachov. Pese a ello, se desconoce el número exacto de víctimas.

En el capítulo de reacciones, a la de Estados Unidos se ha sumado en las últimas horas la de la presidenta de Taiwán, Tsai Ing Wen, quien publicó un mensaje y una imagen que mostraba docenas de velas encendidas. "Debemos unirnos para defender nuestras ideas", ha hecho saber.

"El pueblo de Taiwán nunca olvidará a todos aquellos que hoy, hace 32 años en la Plaza de Tiananmen, dieron su vida por la causa de la libertad y la democracia. Cada año, nos unimos a nuestros amigos en Hong Kong y en todo el mundo para conmemorar su sacrificio", ha añadido en un comunicado publicado en sus redes sociales.

Contador