Publicado 10/08/2020 16:00CET

China.- La UE critica la redada en un medio en Hong Kong y la detención de su dueño bajo la nueva ley de seguridad

BRUSELAS, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha criticado este lunes la redada policial en un medio de comunicación en Hong Kong y la detención de su dueño, el magnate de la comunicación y activista pro democracia Jimmy Lai, en el marco de la nueva ley de seguridad nacional aprobada por Pekín para el territorio autónomo.

Según ha denunciado en un comunicado la oficina del Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, esta detención, que se suma a otras siete bajo la nueva ley, "aumenta el temor de que la reforma sea usada para reprimir la libertad de expresión y de prensa en Hong Kong".

Por el momento siete personas, de entre 39 y 72 años, han sido detenidas bajo sospecha de haber violado la ley de seguridad nacional, según el balance ofrecido las últimas horas por la Policía hongkonesa.

Las autoridades han detallado que, amparadas por el artículo 29 de la legislación, las detenciones se han producido por motivos que ponen "en peligro la seguridad nacional", después de que los sospechosos hubieran sido sorprendidos pactando "con un país extranjero" o "elementos externos".

Por todo ello, la UE recuerda que los Derechos Humanos y las libertades fundamentales son un elemento central en la Ley Básica que rige Hong Kong desde que dejara de ser una colonia británica, así como del principio 'un país, dos sistemas' que asegura una serie de derechos y libertades en el territorio.

"Es esencial que los derechos existentes y las libertades de los residentes de Hong Kong sean protegidas íntegramente, incluyendo la libertad de expresión, de prensa y de publicación, así como la libertad de asociación y reunión", ha añadido la oficina de Borrell.

La nueva ley de seguridad ciudadana promulgada por Pekín a finales de junio persigue la sedición, la traición, el separatismo y la injerencia extranjera y podría derivar, por primera vez, en la apertura de oficinas de agencias de seguridad chinas en el enclave.

La reforma fue introducida como anexo en la Ley Básica y no requirió del visto bueno del Parlamento local. Esta intervención de Pekín llega además en el momento más convulso de la historia reciente de Hong Kong, con una ola de protestas sin precedentes que reclaman un mayor autonomía, independencia, y apertura democrática.