Publicado 02/02/2021 14:25CET

Chipre.- El presidente de Chipre testifica ante el Parlamento por la concesión de pasaportes a grandes inversores

El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades.
El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades. - Dario Pignatelli/European Counci / DPA - Archivo

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Chipre, Nicos Anastasiades, ha testificado este martes ante una comisión del Parlamento para defender la concesión de pasaportes a ciudadanos no comunitarios en caso de que realicen grandes inversiones en el país del Mediterráneo.

Las estadísticas indican que más de 3.500 personas --la mayoría rusas y chinas-- habrían obtenido un pasaporte europeo en los últimos diez años en el marco de la iniciativa chipriota. Dichas inversiones habrían alcanzado en diversos casos los 2,5 millones de euros, según informaciones del diario 'Cyprus Mail'.

La comisión abrió una investigación al respecto después de que se desatara la polémica en la isla por la supuesta concesión de nacionalidad a un falso empresario chino con antecedentes penales. Ahora, cada uno de esos 3.500 casos está siendo investigado para determinar si las autoridades se han excedido en sus funciones a la hora de otorgar dichos pasaportes.

El programa, conocido como 'pasaporte dorado', finalizó en 2020. El escándalo partió de un reportaje emitido por la cadena Al Yazira, que con un equipo encubierto mostró la supuesta disposición de varios legisladores a interceder para que un empresario chino condenado por blanqueo de capitales obtuviese la nacionalidad en virtud de una vía que la facilita a quienes inviertan al menos 2 millones de euros.

Anastasiades, por su parte, es sospechosos de haberse beneficiado de dicho programa. Así, tiene que comparecer ante la comisión parlamentaria, encargada de la investigación del caso. La defensa del presidente, no obstante, gira en torno a la cuantía percibida por las arcas públicas a raíz del esquema de concesión de pasaportes.

Según datos del Gobierno, esto permitió al Estado ingresar unos 9.700 millones de euros, un dinero que "era necesario, especialmente tras la crisis financiera de 2013". La Comisión Europea ha criticado además a Chipre y ha matizado que ponerle precio a la ciudadanía europea "viola el espíritu de las leyes".