Publicado 10/10/2020 01:48CET

Chipre/Turquía.- La ONU pide a Turquía que no reabra una localidad abandonada en la parte turca de Chipre

Francia.- Erdogan critica el plan de Macron contra el "separatismo islámico" en
Francia.- Erdogan critica el plan de Macron contra el "separatismo islámico" en - XINHUA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha "urgido" a Turquía a que dé marcha atrás a la reapertura del "pueblo fantasma" de Varosha, un distrito de la localidad de Famagusta que ha permanecido cerrado desde la guerra de 1974 en Chipre del Norte.

El organismo ha mostrado su "preocupación" por el plan de reapertura de esta localidad de la costa este de Chipre, que lleva desierta desde 1974 y que fue anunciado el pasado lunes por el Gobierno turco y el turcochipriota.

Desde Naciones Unidas, han trasladado su temor de que esta acción desencadene "un aumento de tensiones" entre los países involucrados y ha llamado a las partes a mantener "urgentemente un diálogo constructivo" dado que el próximo domingo los turcochipriotas celebran elecciones.

Además, Naciones Unidas ha reiterado su compromiso con una negociación que cree una república federal en que ambas zonas --la turca y la griega-- estén en equilibrio político, así como la voluntad del secretario general de la organización, António Guterres, de mantener una reunión con los líderes de la zona turcochipriota y grecochipriota.

ESCALADA DE TENSIONES EN EL MEDITERRÁNEO ORIENTAL

La reapertura de esta localidad a la que durante una hora accedieron ciudadanos y periodistas ha supuesto un aumento de la tensión diplomática de Turquía con Chipre, Grecia y la Unión Europea.

El país gobernado por Recep Tayyip Erdogan es el único a nivel internacional que reconoce al Gobierno de la República Turca de Chipre del Norte, surgida tras la invasión turca de la isla en 1974.

Antes de que se anunciara este plan de apertura, Turquía había protagonizado una nueva escalada de tensiones en el Mediterráneo Oriental al considerar propias aguas territoriales que también reclaman Grecia y Chipre en las que podría haber yacimientos hidrocarburos.

Durante el verano, Turquía ha desplegado varios barcos militares y de exploración en esas áreas, lo que ha ocasionado las denuncias del país heleno y de Chipre.

Precisamente, en el último Consejo Europeo, Chipre estuvo cerca de bloquear las sanciones impuestas a Bielorrusia si no se imponían medidas similares contra Turquía, aunque finalmente relajó su postura en las negociaciones durante la cumbre.

No obstante, consiguió el compromiso del resto de miembros de la Unión Europa para revisar la situación del Mediterráneo en diciembre y mantener la amenaza de aplicar sanciones a Ankara si persisten sus acciones unilaterales en la región.

El Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, señaló también que la reapertura de Varosha suponía una "violación" de las resoluciones de la ONU y que complicaba la situación de la región.

Contador