Los científicos brasileños salen a las calles contra Bolsonaro

Publicado 13/05/2019 20:25:46CET
REUTERS / RODOLFO BUHRER

   BRASILIA, 13 May. (Notimérica) -

   Un nuevo anuncio sobre materia educativa realizado por el Gobierno de Jair Bolsonaro ha conseguido sacar a las calles de Sao Paulo, a la avenida Paulista, a los científicos del país, quienes claman por que se reconoza su labor y se de continuidad a las investigaciones que desde la llegada del ultraderechista están en riesgo.

   Pancartas y carteles colmaron las calles de la segunda ciudad de Brasil, clamando contra la congelación del 30 por ciento de los gastos no obligatorios de las universidades federales anunciada por el Gobierno en los últimos días. Lemas como "Los científicos no existen solo en las pelis", o "el Gobierno quiere derribar la educación porque ella derriba Gobiernos", reivindicaron la importancia del trabajo científico.

   Bolsonaro siempre ha admitido que considera que las universidades fomentan la ideología de izquierdas, desacreditando tanto la calidad de la enseñanza universitaria como de los mismo universitaris, a los que ha llegado a describir como "un nido de rojos". De hecho, una de sus propuestas de campaña fue la implementación de "la educación a distancia porque así ayudamos a combatir el marxismo".

   En uno de sus últimos mensajes sobre la materia, Bolsonaro ha asegurado que la escuela debe centrarse en la enseñanza a leer, escribir e instruir sobre un oficio con beneficios tangibles, lo que le ha llevado a que el presupuesto de Sociología y Filosofía sea redirigido para "centrarse en áreas que generen un retorno inmediato al contribuyente: veterinaria, ingeniería y medicina".

   "Las universidades que, en vez se procurar mejorar el rendimiento académico estén generando caos, tendrán recursos reducidos", advirtió el ministro Abraham Weintraub al anunciar los recortes, recoge el diario 'E País'.

   Brasil gasta un 6 por ciento del PIB en educación, pero el gasto medio por alumno es un tercio de la media de la OCDE y sus resultados son aún pobres pese a las mejora de la última década, recoge el citado diario. Por otro lado, el Banco Mundial ha calculado que el alumnado brasileño tardará 260 años en alcanzar en capacidad lectora la media de la OCDE, cita 'El País'.

Para leer más