Publicado 21/12/2020 21:12CET

Cientos de personas protestan en Bagdad contra la devaluación de la moneda iraquí

Manifestación en Bagdad, Irak
Manifestación en Bagdad, Irak - Ameer Al Mohammedaw/dpa - Archivo

MADRID, 21 Dic. (EUROPA PRESS) -

Cientos de personas se han manifestado este lunes en la capital de Irak, Bagdad, para protestar por la decisión del Gobierno de devaluar la moneda iraquí, el dinar, en plena crisis económica en el país, escenario de manifestaciones desde hace más de un año.

Las protestas han tenido nuevamente su epicentro en la plaza Tahrir, escenario de las principales movilizaciones contra el Gobierno desde octubre de 2019, en esta ocasión para reclamar al Ejecutivo que dé marcha atrás en su decisión y actúe con firmeza contra la corrupción.

"El aumento del valor del dólar es un plan colonial contra el pueblo de Irak. Queremos que el precio vuelva a la normalidad", ha dicho uno de los manifestantes, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión kurda Rudaw. "Nos traen crisis tras crisis, sin dejarnos respirar", ha lamentado.

El Banco Central de Irak anunció el sábado que devaluará la moneda para hacer frente a la crisis de liquidez y obtener efectivo, un plan que se ha encontrado ya con el escepticismo del destacado clérigo chií Muqtada al Sadr, quien ha señalado que el organismo "y el resto de bancos" son "presos de la corrupción y corruptores".

"El Gobierno y el Parlamento deben buscar métodos especializados para poner fin a esto y liberalizarlo inmediatamente", ha manifestado a través de su cuenta en la red social Twitter, tras lo que el comité de Economía del Parlamento ha abogado por mantener la tasa de cambio.

En este sentido, Falá Jafaji, miembro del comité, ha señalado que "la tasa de cambio del dinar frente al dólar debe volver a los 120.000 dinares por cada cien dólares o algo más", en lugar de los 145.000 fijados por la decisión, y ha alertado de que "esta devaluación afectará a los pobres del país, que serán los más dañados".

Por otra parte, la oficina del primer ministro iraquí, Mostafá al Kazemi, ha anunciado que el Gobierno ha aprobado el proyecto de Presupuestos para 2021, en medio de la polémica después de que el borrador se filtrara y revelara recortes en los salarios de los funcionarios.

Sin embargo, Al Kazemi ha prometido que "los Presupuestos no afectan a los salarios de los empleados que suponen la mayoría del pueblo iraquí". "El objetivo de este proyecto son las personas en posiciones más elevadas", ha sostenido, sin dar más detalles al respecto.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Adel al Rikabi, ha manifestado que el presidente sufrirá un recorte del 40 por ciento de su salario, mientras que parlamentarios y ministros verán reducidos los suyos en un 30 por ciento.

Irak es escenario desde octubre de 2019 de unas movilizaciones que entonces provocaron la dimisión del entonces primer ministro, Adel Abdul Mahdi, y su sucesor, Al Kazemi, ha prometido investigar la muerte de cientos de manifestantes durante las mismas.

Hisham Daud, asesor del primer ministro, cifró en julio en 560 los muertos en las protestas, incluidos manifestantes y miembros de las fuerzas de seguridad, sin dar más detalles al respecto. Diversas organizaciones locales habían apuntado a una cifra aún mayor de muertos.

Sin embargo, los asesinatos de activistas han continuado desde entonces, incluidos los del activista Salá al Iraqi, una de las caras más importantes de las manifestaciones, tiroteado la semana pasada en Bagdad, y el de la activista a favor de los derechos de las mujeres Rihan Yaqub, quien murió tiroteada en agosto en la ciudad de Basora.