Publicado 04/06/2021 15:10CET

El CIRC alerta en una reunión con la junta militar de Birmania que el país necesita "asistencia y protección urgentes"

El jefe de la junta militar de Birmania, Min Aung Hlaing
El jefe de la junta militar de Birmania, Min Aung Hlaing - - / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha trasladado al jefe de la junta militar golpista de Birmania, Min Aung Hlaing, que la población birmana necesita "asistencia y protección urgentes", mientras que le ha trasladado las preocupaciones de la organización sobre la situación humanitaria actual.

El presidente del CICR, Peter Maurer, ha viajado hasta el país asiático, donde este jueves se ha reunido con el general para reclamar que se debe garantizar un espacio "para la acción humanitaria neutral e imparcial".

En el encuentro, Maurer también ha destacado que las actividades del CICR en el país se han desarrollado y diversificado "considerablemente" en los últimos años, tal y como informa la propia organización en un comunicado.

A esto se suma que el país está "atrapado entre el conflicto armado, la COVID-19 y la situación actual", por lo que "la población necesita asistencia y protección urgentes", ha insistido Maurer, que también ha puesto sobre la mesa las preocupaciones del CICR sobre la situación humanitaria actual.

En este contexto, ha urgido a reforzar "los esfuerzos en curso para garantizar un espacio para la acción humanitaria neutral e imparcial", así como un acceso más amplío a todo el territorio, incluidos los estados de Chin, Kachin, Kayah, Kayin, Shan y Rajine.

La ONG ha subrayado, en esta línea, la importancia de que se reanuden sus visitas y actividades "puramente humanitarias" en los lugares de detención, ya que con la llegada de la pandemia se suspendieron y son "esenciales" para garantizar "un trato y unas condiciones de detención humanas para todos los detenidos", así como para que se pueda reanudar la comunicación con sus familiares.

La conversación, que ha sido confidencial según el CICR, también ha incluido las preocupaciones de la organización por el uso de la fuerza durante las operaciones de seguridad. La represión de las fuerzas armadas de las protestas contra el golpe de Estado y la junta militar ha dejado hasta el momento 845 muertos.

Según las cifras recogidas por la Asociación de Asistencia a los Presos Políticos de Birmania (AAPP, por sus siglas en inglés) hay más de 5.600 detenidos en el marco de la movilizaciones, de los cuales más de 4.500 han sido sentenciados o permanecen arrestados en la actualidad.

Contador